Los propietarios del polígono de Otero se quejan de su «total abandono»

Muebles, ruedas, colchones o cristales rotos son algunos de los residuos acumulados. /
Muebles, ruedas, colchones o cristales rotos son algunos de los residuos acumulados.

La situación se complica al estar enclavada la zona industrial en tres municipios, Camargo, Santa Cruz de Bezana y Santander

MARIA CAUSO CAMARGO.

Pinchar una rueda, tropezarte con una luna de coche rota o esquivar un sofá viejo se han convertido en las andaduras diarias de los trabajadores del polígono industrial del barrio de Otero. Y es que ante la excesiva cantidad de basuras y residuos acumulados, empresarios y trabajadores se han puesto en pie de guerra para manifestar el estado de «abandono, olvido y desprotección» que sienten por parte de la administración.

A esta problemática, hay que añadir la peculiaridad de que esta zona industrial pertenece a tres municipios distintos (Camargo, Bezana y Santander), por lo que ha sido «imposible» firmar un acuerdo común de todos los afectados. De momento, la única actuación viene de parte de siete empresas pertenecientes a la parte camarguesa, concretamente a Igollo de Camargo, que han presentado una queja formal a través del registro electrónico del Consistorio que preside Esther Bolado.

El escrito consta de una carta de denuncia con cinco fotografías adjuntas que demuestran el mal estado que presenta el polígono, afectada por una «ingente cantidad de basuras y residuos acumulados». En el documento, al que ha tenido acceso este periódico, los empresarios se quejan de que la zona industrial se ha convertido en un «vertedero improvisado» en el que «se tiran todo tipo de residuos, desde restos de automóviles, material sobrante de la construcción, colchones, sofás, etcétera». Además, denuncian el mal estado de los contenedores que están «obsoletos, roñosos y dañados».

Critican también que el polígono se ha convertido en un «punto negro» que sirve para que empresas de otros municipios viertan sus desperdicios. «Muchas veces vienen furgonetas con el logo de empresas de otros lugares de la región que paran, tiran su basura, arrancan y se van», lamentaba el gerente de una empresa afectada. Y es que a este reiterado vertido de residuos, hay que sumar las quejas por el abandono de vehículos y por el mal estado del asfalto. «Algunos coches están abandonados sin matrícula desde hace meses y la basura se acumula entre ellos, lo que, sumado al pésimo estado del asfaltado lleno de socavones, aumenta la imagen de dejadez y abandono tercermundista del polígono», asegura un trabajador. Como solución, los afectados piden una mayor presencia policial en la zona y una mayor asiduidad del camión de la basura.

«Máxima colaboración»

La alcaldesa de Camargo, Esther Bolado, y el concejal de Servicios Públicos, Ángel Gutiérrez, se muestran «sensibilizados» con la situación que están viviendo los trabajadores. Por eso, el edil ha anunciado «mayor presencia policial en la zona», pero pide también la «máxima colaboración ciudadana». «Necesitamos que los afectados nos comuniquen las matrículas de los vehículos que tiran residuos para después denunciarlo a la Policía y poner una multa». En eso, la ordenanza municipal de basuras es clara y contempla sanciones de hasta mil euros. Por su parte, la regidora ha anunciado que una nueva cuadrilla se personará hoy en la zona industrial para seguir con las labores de limpieza. Y es que, con el fin de evitar más situaciones como esta, Bolado ha querido recordar la existencia del punto limpio municipal, al que hay que sumar los servicios de recogida de poda de plantas y de muebles a domicilio.

 

Fotos

Vídeos