Dimite el jefe de la Policía navarra, el cántabro Daniel Rodríguez, por insultar a políticos en Twitter

El cántabro Daniel Rodríguez./DM
El cántabro Daniel Rodríguez. / DM

Nacido en Polientes en 1958, el comisario principal tacha de «asquerosos» a varios dirigentes de izquierdas, llama «imbécil patológico» a Gabriel Rufián y ensalza las figuras de Franco, Tejero y el líder de Vox

M. Álvarez
M. ÁLVAREZSantander

En el pueblo de Polientes, la capital del municipio de Valderredible, apenas hay 228 vecinos censados, pero muchos más están en la diáspora y llevan sus raíces vallucas por bandera allá donde van. Es el caso de Daniel Rodríguez López, nacido en Polientes en 1958, un policía nacional que había triunfado hasta llegar a ser jefe superior del Cuerpo Nacional de Policía en Navarra, nombrado para el cargo en 2012 por el Gobierno del PP, una brillante trayectoria que hoy se ha truncado con su dimisión.

Por su pueblo lo conocen como «el hijo pequeño del 'Perantón'», apodo de su padre, Antonio Rodríguez Gómez, fallecido en el año 2000, que fue alcalde de Valderredible durante cuarenta años, un hombre «muy de derechas», comentan los vecinos. Pero hoy por allí hablan de Daniel Rodríguez por la negativa noticia de alcance nacional, adelantada por eldiario.es, al descubrirse que había utilizado su cuenta de Twitter para insultar gravemente a políticos españoles de izquierdas y nacionalistas.

Daniel Rodríguez tacha de «asquerosos» a varios políticos de Podemos (como a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau) y a Gabriel Rufián (ERC) le llama «imbécil patológico» y le desea que sea corneado por un toro en sanfermines. En el otro extremo, ensalza a Franco y loa al golpista Antonio Tejero o al líder de Vox, Santiago Abascal, de quien augura que «le va a tocar ser el José Antonio de este siglo». Y todo desde su perfil de twitter @polientes1612. Los números hacen referencia a su fecha de cumpleaños (16 de diciembre de 1958). Su pueblo, siempre por delante. Hoy, tras saltar la polémica a los medios, la cuenta aparece candada y solo sus seguidores (tiene 32) pueden entrar.

Antes de jurar su cargo en Pamplona, Daniel Rodríguez había desempeñado importantes funciones en el organigrama de la Policía Nacional en Cantabria, tanto en la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana como en la UPR (Unidad de Prevención y Reacción, de la que fue máximo responsable), y también fue jefe de coordinación de acontecimientos deportivos en el Racing y en el Teka. Otros capítulos de su dilatada carrera también le llevaron a las jefaturas de la Brigada de Seguridad Ciudadana en Sevilla y de la Comisaría del Distrito Centro en Madrid.

Daniel Rodríguez frecuenta en periodos vacacionales la casa de sus padres en Polientes, una vivienda dividida en cuatro -una parte para cada uno de los cuatro hermanos-, en la que suelen pasar algunas temporadas. Tiene dos hermanas mayores (una de ellas maestra) y otro hermano también de más edad, que fue concejal del PSOE cuando los socialistas gobernaron el Ayuntamiento de Valderredible.

Desde la Jefatura Superior de Cantabria han declinado el ofrecimiento de este periódico de valorar esta información. Tampoco el alcalde de Valderredible, Fernando Fernández (PRC), ha querido pronunciarse.

Tras el revuelo al difundirse estos tuits, Rodríguez López, sabedor de que iba a ser cesado, presentaba su dimisión hoy mismo.

La Dirección General de la Policía ha abierto una información reservada sobre el comportamiento de este mando policial, que no ha negado la autoría de esos mensajes. Su caída ya se barajaba, porque está enmarcada en otros cambios considerados «inevitables» por el Ministerio de Interior. De hecho, su dimisión se produce el mismo día en el que el ministro, Fernando Grande-Marlaska, ha ordenando el cese del máximo responsable de la lucha antiterrorista de la Policía Nacional, el comisario Germán Castiñeira. Dentro de esta revolución interna, además del jefe de Navarra, se cesará a los máximos responsables de la policía en Aragón, Extremadura y Baleares. Se trata de la depuración de mandos del cuerpo, sobre todos aquellos vinculados de una u otra forma con la denominada 'policía patriótica', la camarilla de mandos que investigaron sin control a separatistas catalanes y otros rivales políticos durante la época de Jorge Fernández Díaz como ministro. Algunos de los próximos cesados son igualmente cercanos al polémico comisario José Villarejo, detenido en la 'operación Tándem'.

Las reacciones a los comentarios del jefe policial se van sucediendo a medida que pasan las horas. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, lo ha calificado como «trol facha». Iglesias ha defendido que la imagen del Cuerpo Nacional de Policía «no puede asociarse» a la del cántabro Rodríguez López. «Todo el mundo puede tener sus ideas, pero los millares de policías honestos, profesionales y comprometidos con la democracia que trabajan y se arriesgan cada día, no se merecen esto», señala el tuit.

También el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti, ha asegurado que el jefe superior de la Policía de la comunidad foral «no podía continuar ni un minuto más» en su cargo tras conocerse los mensajes «intolerables» difundidos a través de su cuenta de Twitter. Arasti ha asegurado que se han visto «sorprendidos» por unos tuits que les parecen «totalmente desafortunados e intolerables» tanto para la delegación como para él personalmente, unos mensajes que rechazan «profundamente» y que no van a tolerar.

Otros que se han pronunciado son representantes de Esquerra Republicana (ERC), del PDeCAT, del PNV y, en general, de la mayoría de los partidos políticos, que han censurado los comentarios y celebrado la dimisión del jefe de la Policía de Navarra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos