Reinosa, destino turístico

La Calle Mayor está siendo una de las más concurridas. :: Blanca carbonell/
La Calle Mayor está siendo una de las más concurridas. :: Blanca carbonell

La capital campurriana ha incrementado el número de visitantes recibidos este verano, lo que supone un impulso para el comercio local

Blanca Carbonell
BLANCA CARBONELLSantander

Muchos han sido los visitantes que ha recibido la capital campurriana durante este verano, y especialmente en agosto. Muchas personas, llegadas de otros municipios cántabros o de las provincias limítrofes, atraídas por los atractivos de la ciudad, su entorno, el río Ebro y su gastronomía. Otros tantos son familias de campurrianos, que viven en las ciudades y que regresan a 'la casa del pueblo' a pasar sus veranos.

Todos ellos colaboran en la prosperidad de la ciudad, consumiendo en los comercios y locales de la misma, y mejorando el ambiente.

Según fuentes de la Oficina de Turismo de Reinosa, en general, en este verano, se está registrando un incremento global de visitantes. De hecho, hasta ahora, más de tres mil personas se han acercado a dicha oficina en busca de información.

Destacan por otro lado que, aún queda el mes de septiembre, uno de los meses que mas visitantes registra Reinosa debido a las Fiestas de San Mateo. Por lo que se espera que la cifra de visitantes aumente de forma considerable.

Madrid, País Vasco y Castilla y León son las zonas de las que procede un mayor número de turistas en Reinosa, sin descartar, Cataluña y Valencia. La mayor parte, son por lo tanto de origen nacional, si bien se ha notado un incremento del visitante europeo, fundamentalmente Francia, que junto con Gran Bretaña y Centro Europa son las procedencias más fieles a los destinos rurales, atraídos por el paisaje y fondo de cultura antigua que se exhibe.

En cuanto a la información solicitada por los turistas, ésta se centra principalmente además de las relativas a alojamientos en la ciudad y comarca, en el nacimiento del Ebro y su embalse, Alto Campoo, el románico de la comarca, las iglesias rupestres, el Castillo de Argüeso y la Ciudad Romana de Julióbriga.

Sobre senderismo resalta la ruta GR-99 sendero histórico del Ebro que discurre entre Fontibre y Escalada y está presentado en cuatro etapas.

En la capital campurriana cobra gran importancia el efecto visual y artístico del proyecto de arte urbano Galería Vertical, que ha despertado en los visitantes gran interés por la calidad y cantidad de obra en las paredes de edificios a lo largo y ancho de Reinosa, la escultura de Okuda y las siluetas y piezas de gran forja expuestas en los paseos de la localidad.

La visita guiada es demandada y bien recibida por los visitantes donde se les muestra patrimonio monumental y las nuevas sendas entorno al río Ebro a su paso por la ciudad.

Agustín de la Torre es el dueño de la Posada Villa Rosa, en Reinosa y de la Casa de las Brujas, en Barrio. Dice que, «este año hemos tenido un verano muy bueno. Sobre todo en agosto». Explica que, «hemos tenido los dos hoteles completos y seguimos igual hasta septiembre. Ha habido bastante más dque el año pasado». Explica que en su casa ha recibido a mucha gente de la zona de Levante, Andalucía, Cataluña y en cuarto lugar Madrid. «Cantabria tiene mucho tirón, pero además este año ha hecho un calor horroroso en el sur y la gente ha preferido venir aquí que estar a cuarenta grados», opina.

Para cualquier visitante que llegue a Reinosa, es casi obligado visitar una de las pastelerías de la ciudad, para poder saborear el hojaldre, estrella de la gastronomía reinosana.

Explica Ricardo Lamadrid, gerente de Casa Vejo que, «este verano nos está yendo muy bien. Se nota muchísimo, sobre todo en el mes de agosto, que mucha gente que vivía en la zona ha vuelto a pasar el verano. También vienen muchos visitantes a hacer turismo de montaña o al Pantano del Ebro, y que pasan por Reinosa. Sobre todo lo estamos notando los días que no hace de playa, cuando los turistas tiran más hacia el interior». Explica que, la gente que viene de fuera, acude a su casa en busca de productos tradicionales de la zona, las reinosas o las pantortillas, y también de otras comarcas cántabras, como sobaos o quesadas.

También explica que, en la cafetería, se ha visto un incremento considerables en los menús que sirven a la hora de comer y cenar, así como en las meriendas.

Otro lugar, de paso frecuente de visitante foráneos es la chocolatería Bámbola. Explica su camarera, Cristina González que, «aquí siempre viene muchísima gente, en verano y en invierno, da igual que haga bueno que haga malo. Llegan para ver el Ebro y Reinosa y suelen pasar por aquí».

Sin embargo, para José Antonio Pradera, del bar La Ribera, «la gente que viene de fuera no suple a la que se va del pueblo. Ha sido un verano flojo porque hemos tenido las obras aquí al lado y eso ha hecho que viniera menos gente».

Una parada muy frecuentada por turistas es Alimentación Lázaro. Su responsable, Anselmo Lázaro, también reconoce que se ha visto afectado por las obras en la avenida del Puente de Carlos III, «circula muchísima menos gente por esta zona pero me han dicho que en la zona de la calle Mayor se ve más gente que otros años».

Entre los turistas, Lázaro tiene dos tipos de clientes, «vienen muchas familias a hacer la compra diaria, que viven fuera y pasan aquí el verano porque tienen una casa. A parte de eso, la gente que está de paso suele entrar a comprar productos de Cantabria como anchoas, sobaos o quesos. La gente de fuera valora mucho el producto de aquí».