«Me siento muy orgullosa de lo que he conseguido»

«Me siento muy orgullosa de lo que he conseguido»

Virginia Rozas | Becada por la Fundación Amancio Ortega

BLANCA CARBONELL

La estudiante de Cuarto de ESO del IES Montesclaros de Reinosa, Virginia Rozas, cursará Primero de Bachillerato en Estados Unidos. Ella es uno de los diez cántabros que han logrado una Beca de la Fundación Amancio Ortega, que costea el total de su estancia el año que viene.

-¿Qué ha supuesto para usted lograr esta beca de la Fundación Amancio Ortega?

-Es indescriptible. Ha supuesto el cambiar todo por completo y de repente. Veo que el año que viene va a ser muy diferente todo. Ha estado genial, a nivel personal, el darme cuenta de que lo había conseguido. Me siento orgullosa de mi misma.

«Creo que esta experiencia me va a dar una independencia y una madurez increíbles»

-¿Cómo ha sido el camino hasta lograrla?

-Primero tuve que pasar una prueba escrita en la que me evaluaron mi nivel de inglés. Luego, una vez has pasado la primera prueba, evalúan la renta de la familia, que vale un 60 %. El otro 40 % es la media de las notas que hayas sacado en el examen escrito y la que has sacado en Tercero de la ESO. Si consigues pasar eso, haces una entrevista oral que consiste en exponer un tema libre durante tres minutos en inglés, y luego responder a las preguntas que te hagan.

-¿Cómo se planteó el pedir esta beca?

-Yo creo que todo empezó cuando vi a las otras tres chicas de Reinosa que han disfrutado de esta beca en años anteriores. Me imaginé como sería el poder hacerlo yo, y en ese momento decidí presentarme. Si no lo conseguía no pasaba nada.

-¿Cómo ha sido el camino hasta lograrla?

-He pasado muchos nervios cada vez que llegaba el momento de saber si pasaba cada fase. La verdad es que sí ha sido un poco difícil. Sobre todo la última parte, la de la prueba oral. He practicado muchísimo.

-¿Cómo se imagina el curso que viene?

-Voy a estudiar Primero de Bachiller, allí es grado Once. La verdad es que me imagino mi próximo año muy de película, aunque nos han dicho que no pensemos eso, es así como me lo imagino, con el típico instituto americano. Hablando en serio, creo que será todo muy diferente. Ya solo el sistema educativo es completamente diferente al nuestro y yo creo que eso si va a suponer un choque cultural grande porque aquí los estudios son más estancos y allí hay más libertad de elección.

-¿Cómo cree que afectará esa experiencia personal y formativa a su futuro?

-No lo sé. Yo creo que lo más importante es que me va a dar una independencia y una madurez increíbles. Me voy a llevar la experiencia de ese año, de irme de mi ambiente normal yo sola, un año entero. Quieras que no, eso es difícil.

-Además la beca estipula que en los diez meses que pasa en Estados Unidos no puede volver en ningún momento a España. ¿Se siente preparada?

-Yo creo que sí. No llevo para nada mal eso. Quieras que no, son diez meses durante los cuales lo que quieres es estar metido en el ambiente en el que te vas a desenvolver totalmente. Si vienes en medio, te vuelves a centrar en España y te descentras de Estados Unidos. Si van tus padres ocurre lo mismo. En las orientaciones nos han explicado que al principio hay un gran choque cultural y si van nuestros padres o venimos nosotros aquí hay que superarlo otra vez. Es mejor adaptarse y diez meses se pasan rápido.

-¿Qué es lo que más ilusión le hace?

-Sobre todo la gente que voy a conocer. Ya he conocido a los otros nueve estudiantes cántabros que han obtenido la beca, y solamente con eso, y la gente que he conocido en las orientaciones, es increíble. Estoy compartiendo mi experiencia con otras 499 personas. Estoy encantada.

-Ahora que la beca es suya, ¿cómo se está preparando para el viaje?

-Viajaré a finales de agosto, aun no sé cuál será mi destino. Me estoy preparando sobre todo psicológicamente. Tengo que darme cuenta de que me voy y que el año que viene no estaré en Reinosa, si no que estaré en Estados Unidos. Es difícil solamente el pensarlo. Mi familia y mis amigos me apoyan todos muchísimo. Por un lado, no quieren que me vaya, pero se dan cuenta de la importancia que tiene esta experiencia. Están todos muy orgullosos, aunque es cierto que preferirían que no me fuera.

 

Fotos

Vídeos