Las últimas reformas de la escuela de Fontecha requerirán 48.290 euros

Los trabajos de reforma prosiguen en la escuela de Fontecha. /J.L.S.
Los trabajos de reforma prosiguen en la escuela de Fontecha. / J.L.S.

El Pleno aprueba solicitar una nueva subvención a la Consejería de Obras Públicas para acometer el final de los trabajos

j.l. sardina .
J.L. SARDINA .Matamorosa

Apunto de finalizarse la primera fase de rehabilitación de las antiguas escuelas de Fontecha, el Pleno de Campoo de Enmedio, por unanimidad de los tres grupos políticos con representación en el Ayuntamiento, aprobó solicitar una nueva subvención, a la Consejería de Obras Públicas y Vivienda, para ejecutar la segunda y última fase de la reforma de las antiguas escuelas de Fontecha, con el fin de convertirlas en albergue. El plazo de ejecución estimado es de seis meses y el presupuesto de licitación asciende a 48.290 euros.

También por unanimidad se aprobó la solicitud de subvención a la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación para la implantación de iluminación LED en las dependencias municipales, concretamente en la Casa Consistorial y en el edificio que albergó el antiguo ayuntamiento y donde actualmente se encuentra el consultorio médico, la oficina de Servicios Sociales y el centro empresarial CERHI, con el objeto de disponer de una instalación eficiente e innovadora en materia de iluminación.

El proyecto del edificio de Fontecha, contempla tanto la seguridad estructural como su habitabilidad y funcionalidad para el uso demandado, estableciendo la modificación total de la distribución, tanto de la planta baja, como de la primera. En la planta baja, según explica, el regidor municipal, Pedro Manuel Martínez, se han derribado los tabiques de ladrillo existentes para facilitar una nueva distribución compuesta por una entrada con mostrador de recepción, espacio de custodia, baño adaptado a personas con movilidad reducida, aseo, cocina y salón comedor. Además, debido al mal estado que presenta la madera, se derribó por completo el forjado existente entre planta baja y planta primera, ejecutándose de nuevo con la resistencia debida para su uso.

Las antiguas instalaciones pasarán a convertirse en un albergue.
Las antiguas instalaciones pasarán a convertirse en un albergue. / J.L.S.

La planta baja completa su distribución con la ejecución de una nueva escalera de acceso al piso superior acorde a la normativa del código técnico, que contará con la instalación de silla salvaescaleras que facilite el acceso a personas con movilidad reducida.

Según recoge la memoria técnica del proyecto está contemplado el acondicionamiento y finalización de la primera planta del edificio, de las dos que tiene, con una superficie de 77 metros cuadrados, incluyendo la creación de tres nuevas habitaciones, todo ello para poder cumplir los requisitos establecidos en la ley que regula las características de los albergues.

Asimismo, en esta segunda fase de actuación se trabajará en el reparto de la primera planta, con tabiques autoportantes de placas de yeso y fábrica de ladrillo y con ello se formarán las nuevas estancias que compondrán el albergue.

Esta planta superior contará con tres habitaciones, distribuidor y dos baños con ducha, uno de ellos adaptado a personas con discapacidad física. Para evitar la pérdida de calor se instalará falso techo provisto de aislante térmico. La instalación del agua caliente se efectuará a través de acumuladores eléctricos para facilitar el ahorro en el encendido de calefacción que contará con la instalación de una caldera de pellets y diferentes radiadores distribuidos por todo el edificio, al tratarse de una energía renovable muy económica. Por otro lado, se llevará a cabo una nueva instalación eléctrica con sistema indicativo de evacuación y luces de emergencia. Se utilizarán sistemas de control de consumo energético y bombillas o luminarias led.

Ahorro energético

Respecto a la implantación de iluminación LED en varios edificios municipales, el proyecto, con un presupuesto total de 12.128 euros (IVA incluido), correría en un 80 por ciento a cargo del Gobierno regional y el otro 20 por ciento para las arcas municipales, y consistiría en la sustitución los puntos de luz existentes en el interior de la Casa Consistorial y el centro de empresas, de tecnología convencional, por lámparas LED que supondrían ahorros de hasta el 60% en el consumo de energía en cada punto de suministro sustituido, según recoge la memoria.

Asimismo, se dotaría a ambos edificios de equipos crepusculares de control de encendido, con el objetivo de optimizar el uso de estos dispositivos de iluminación que se implantarán en los aseos y en los pasillos del ayuntamiento.

Un cambio que supondría un ahorro de energía de 12.998 kilovatios hora al año y una reducción de emisiones de CO2 de 6,03 toneladas, a la vez que se conseguiría una importante reducción de potencia.  

 

Fotos

Vídeos