Los voluntarios crean un jardín ecológico junto al Molino de Orzales

Los voluntarios de Provoca, en la zona de actuación, junto al Molino de Ozales. :: J. L. sardina/José Luis Sardina
Los voluntarios de Provoca, en la zona de actuación, junto al Molino de Ozales. :: J. L. sardina / José Luis Sardina

La actividad, que se desarrolló el día 20 en el marco del Plan Provoca, ha permitido mejorar la biodiversidad del entorno

JOSÉ LUIS SARDINA Orzales

Los voluntarios del plan Provoca acudieron el pasado día 20 a Campoo de Yuso para transformar la antigua huerta del Molino de Orzales en un jardín ecológico «de altísima calidad» y aprender de paso como pueden mejorar la biodiversidad en su jardín o huerta.

Bajo el lema 'Atrévete, diseña y crea tu propio jardín ecológico', se enseñaron los trucos, detalles y las posibilidades que ofrecen los jardines para crear un oasis de biodiversidad. Mediante un caso práctico y concreto, los voluntarios aprendieron a transformar un jardín en una pequeña jungla, siguiendo las nuevas técnicas de jardinería para la biodiversidad. Con esta acción se transformó la antigua huerta del Molino de Orzales en un jardín ecológico de altísima calidad. En el entorno del molino se instaló un hotel para insectos, refugios específicos para erizos, aves, quirópteros y se crearon muros verdes y un leñero-hábitat. También se instaló un arenero, una charca y plantas aromáticas, de fruto y otros muchos más detalles para insectos grandes y pequeños. «Llegan los jardines verdes de verdad a Cantabria», señalaron los promotores.

Después de la recepción, en la que participó al igual que en el resto de la jornada el alcalde de Campoo de Yuso, el regionalista Eduardo Ortiz, los voluntarios aprendieron mediante una sencilla charla didáctica explicativa las posibilidades de los jardines formales para dar oportunidades a la biodiversidad.

Los participantes, que se fueron rotando en las distintas zonas de trabajo, pudieron disfrutar y degustar un aperitivo, café, empanadas campurrianas y avituallamiento con productos de la tierra servido por el Ayuntamiento de Campoo de Yuso.

Entre las acciones desarrolladas se creó un leñero-hábitat.
Entre las acciones desarrolladas se creó un leñero-hábitat. / José Luis Sardina

En pequeños grupos de trabajo conocieron las distintas vertientes y posibilidades que aportan los jardines a la vida silvestre. Un grupo de voluntarios trabajó en los refugios, conocieron los tipos que existen, su utilidad y cómo se instalan las cajas nido y los espacios para búho, lirón, mirlo acuático, martín pescador, así como golondrinas y otras aves de gran belleza natural e importancia para Campoo. Además se presentó a los asistentes el poste experimental tipo 'Rocket-Box Bat House' del Servicio Forestal de los Estados Unidos, que es una novedad nacional que ha sido realizada por el carpintero del Ayuntamiento de Campoo de Yuso. Los voluntarios pudieron conocer también la importancia de comederos de aves en especial en época invernal y las posibilidades de la integración entre la arquitectura y la fauna con la colocación de cajas-refugio en fachadas y edificios.

En otro de los grupos se explicaron las relaciones entre los insectos y la huerta, las oportunidades del compostaje para un jardín doméstico y el papel de los hoteles para bichos, además de las estrategias de polinización. También se habló sobre la función de los hibernáculos y pedreras para los pequeños habitantes del jardín como erizos y anfibios. Además, los voluntarios prepararon un hotel para bichos con ramitas, hojas, maderas y troncos.

Un tercer grupo se centró en las técnicas para crear de un jardín de agua una charca del jardín, con la riqueza de las plantas acuáticas, los anfibios y la belleza de esta naturaleza del líquido elemento.

 

Fotos

Vídeos