El San Andrés más multitudinario en Castro

Ocho cuadrillas de participaron en el concurso gastronómico. /S. Hidalgo
Ocho cuadrillas de participaron en el concurso gastronómico. / S. Hidalgo

El Concurso Gastronómico de Caracoles y la Quedada Sardinera son algunas de las novedades que se incorporan a partir de este año a la fiesta

Samira Hidalgo
SAMIRA HIDALGOCastro Urdiales

San Andrés es una de esas fiestas que los vecinos de Castro recuerdan como «de toda la vida». Sin embargo, algo ha tenido de especial el 30 de noviembre de 2018, y es que, por primera vez, todas las actividades se programaron para celebrarse en el barrio de Los Marineros poniendo en valor así unas fiestas en las que pescadores y navegantes rinden homenaje a su patrón. Como no podía ser de otra manera, este renacer de la celebración ha estado acompañado de algunas novedades, como la reciente creación de la Asociación Cultural del Barrio de los Marineros, colectivo implicado de lleno en el resurgir de estas fiestas. También se ha estrenado la Quedada Sardinera o el taller de Jota del Regateo que, junto con la segunda edición del Concurso Gastronómico de elaboración de Caracoles, han venido a San Andrés para quedarse.

El tiempo acompañó en el último día de noviembre para que los asistentes a la primera jornada de San Andrés pudiesen disfrutar del mejor de los ambientes. La música, el olor de los caracoles en su salsa al fuego y los pañuelos de cuadros azules y blancos protagonizaron unas fiestas para celebrar en familia. Leticia Mejías, presidenta de la Asociación de Vecinos de Los Marineros, se encontraba «satisfecha» con la asistencia de los castreños a esta fiesta. «Se nota que es un San Andrés diferente al de otros años, básicamente por la gran implicación de los vecinos». «Repetiremos el año que viene y buscaré un equipo aún más grande, porque toda ayuda es poca», concluyó la presidenta.

Por su parte, la concejala de Comunicación, Elena García, quiso destacar «el buen ambiente que se respira, lo bonito que ha quedado el barrio y el buen hacer de la asociación que, junto a las peñas, está contribuyendo a que las fiestas vuelvan a recuperar mayores grados de participación y se conviertan en algo de todos, de la gente».

El plato elaborado por los Olabarrieta-Tena se alzó con el primer premio en el II Concurso Gastronómico

En la jornada de ayer, los niños curioseaban alrededor de la fuente del barrio, de gran significado para los vecinos y que ha sido recientemente rehabilitada, mientras los mayores ocupaban las inmediaciones de las dos casetas que no paraban de recibir clientela.

La carpa colocada para la ocasión albergaba las ocho cuadrillas de cocineros que, con sus ollas a pleno gas, se esmeraban en elaborar el más rico de los platos de caracoles. El II Concurso Gastronómico de elaboración de caracoles dejaba en primera posición al plato elaborado por los Olabarrieta-Tena, ganadores también de la primera edición del concurso en la que fueron los únicos participantes. Este año no tenían en mente ganar, lo que les motivaba era «participar y pasarlo bien». «El secreto es cocinar los caracoles con cariño. Siempre hemos hecho caracoles por San Andrés para comer en familia porque somos de familia marinera. Hemos guardado la receta tradicional de mi abuela y es la que seguimos», explicó uno de los miembros de la cuadrilla ganadora, Juan Blas Olabarrieta. A media mañana, el Santo era llevado en procesión desde la Cofradía de Pescadores hasta la iglesia de Santa María y los pantalones y faldas azul marino y los pañuelos de cuadros, típicos de la vestimenta sardinera, se dejaban ver por las calles de la ciudad para reunirse frente a la fuente del barrio de los Marineros y celebrar la primera Quedada Sardinera para conseguir tomar una foto lo más multitudinaria posible y poner en valor este atuendo típico de los marineros.

S. Hidalgo

Por la tarde fue el momento de los juegos, del bingo y el chinchón para, a continuación, celebrar la tradicional caracolada popular en la que se repartieron entre los comensales 200 kilos de caracoles elaborados, siendo una de las actividades que, sumadas al buen ambiente y a la implicación, hicieron de las fiestas de San Andrés un resurgir inmejorable de las tradiciones.

 

Fotos

Vídeos