El carril bici se prolonga por Leonardo Rucabado para llegar hasta Chinchapapa

Un operario trabaja en la señalización de uno de los tramos del carril en el que los peatones y ciclistas compartirán la acera./Samira Hidalgo
Un operario trabaja en la señalización de uno de los tramos del carril en el que los peatones y ciclistas compartirán la acera. / Samira Hidalgo

Peatones y ciclistas compartirán acera en algunos tramos habilitados de la infraestructura en la zona de Brazomar

Samira Hidalgo
SAMIRA HIDALGOCastro Urdiales

El carril bici sigue extendiéndose por la ciudad. Con el objetivo de completar la red y apostar por la movilidad sostenible, el Ayuntamiento de Castro Urdiales continúa con las obras de prolongación del trazado de la calle Leonardo Rucabado, un lugar en la que peatones y ciclistas compartirán el paso por la acera, teniendo preferencia los primeros.

Según indicó el concejal de Urbanismo, Eduardo Amor, «ha habido varias fases para desarrollar el carril bici en esa zona». Como recordó el edil, Castro solo contaba con el trayecto desde el parque de Amestoy hasta la playa de Brazomar y que tiene un ramal en la ría de Brazomar. «Cada vez va a cobrar más importancia este tipo de desplazamientos dentro de las ciudades, es algo que ocurre en todas las ciudades, es tendencia mundial y Castro no podía quedarse fuera a pesar de que haya determinados colectivos de que se quejen. Estamos apostando por lo que es la movilidad en todas las ciudades modernas», explicó Amor.

Para poder llegar al punto actual, se completó la red existente con otro carril bici que transcurra por la calle Leonardo Rucabado. «Se hizo una primera fase en 2016 que se aprovechó para ordenar la calle Leonardo Rucabado, que estaba hecha un bardal, los coches aparcaban como querían y no se podía circular. Se corrigieron los aparcamientos para favorecer el tráfico fluido y se adaptó un carril bici que fuera desde donde está la Policía Local hasta el túnel de Ocharan», señaló el concejal sobre el primer tramo que se hizo tras el que ya existía en la avenida de Ocharan. Después, se sacó a licitación este segundo espacio que va desde el túnel de Ocharan hasta Brazomar, frente a la estación de autobuses que, según informó Amor, discurre principalmente por la acera, porque es «suficientemente ancha» y ha habido que mover algunas plazas de aparcamiento.

«El peatón tendrá prioridad en los tramos compartidos con las bicis», aseguró el concejal

«En la conexión hay un tramo que es compartido por peatones y ciclistas y el peatón tendrá prioridad en esos tramos. Así se señalizará ese espacio que será de unos 20 metros, que llegará a la ría y se indicará para ser compartido de nuevo con el peatón. Irá por la margen del río, cruza la carretera nacional y llegará hasta el parque de Chinchapapa y así puede conectar con el ya existente en la ría, ir por el carril de la playa e ir hasta el centro de Castro», adelantó el edil, quien explicó que no se podrá realizar un tramo circular porque «difícilmente se puede conectar el carril desde la Policía Local hasta el Parque Amestoy».

Nuevas conexiones

«Tenemos ya todo el centro urbano con un carril bici y casi todas las viviendas van a tener la red a unos cien metros», aseguró Amor. Aún quedan tramos por realizar como el que atravesará el nuevo túnel de Ocharan. A este respecto, el concejal indicó que conectar el mismo para dar continuidad a las fases anteriormente mencionadas, será «un hito muy importante para que esa vía realmente tenga tráfico de ciclistas». Además, Amor detacó el proyecto que contempla llegar desde la Policía Local hasta el Polideportivo Pachi Torre utilizando la vía natural del tren por el túnel de Vizconde, cruzando la carretera por la zona del bar Veriván y desde allí, por el paseo de Ostende, hacer un carril bici por la zona ajardinada que llegue hasta donde está el parque infantil. «Este sería el tercer tramo de esta vía, pero también tenemos con el convenio que suscribió el Ayuntamiento con la fábrica de Lolín, se le puso una carta urbanística para que cuando esté contemplada la modificación del Plan General, tendrá que construir una pasarela que va cogiendo altura desde la zona de la estación de autobuses para conectar con la vía verde de Traslaviña, llegando hasta Mioño», enumeró.

Por otro lado, Amor recordó la existencia de un plan de alternativas al Plan de Movilidad Ciclista de Cantabria que se hizo en Castro, en el cual se prevé conectar Sámano con el tramo de Leonardo Rucabado a través de una pasarela que vaya por encima de la autopista, algo con lo que Fomento estuvo de acuerdo en su día con motivo de la posible ampliación del tercer carril de la A-8.