Hosteleros y clientes de Castro Urdiales se muestran satisfechos con el regreso de las casetas

Castreños y visitantes disfrutan de las casetas de feria situadas en el Parque de Amestoy durante la Semana Grande y el Coso Blanco./S. Hidalgo
Castreños y visitantes disfrutan de las casetas de feria situadas en el Parque de Amestoy durante la Semana Grande y el Coso Blanco. / S. Hidalgo

El ambiente festivo se concentra en el centro de la ciudad al recuperar el equipo de gobierno esta propuesta instaurada por el PP en 2011 y suprimida por CastroVerde en 2017

Samira Hidalgo
SAMIRA HIDALGOCastro Urdiales

El Parque Amestoy ha recuperado el ambiente durante las fiestas de la Semana Grande gracias a la instalación de las casetas de día, una alternativa que castreños y visitantes disfrutan durante estas jornadas y que está contando con una gran acogida tanto por parte de los usuarios, como por los hosteleros participantes. El equipo de gobierno castreño, compuesto por PSOE y Ciudadanos, apostaba la semana pasada por recuperar esta iniciativa implementada por el PP en el año 2011 y suprimida por CastroVerde en 2017, y que ahora ha vuelto a las fiestas de Castro como uno de sus puntos clave, debido a la gran afluencia de personas con la que cuenta esta zona de la ciudad.

Así, la pasada semana se celebró un sorteo entre los 16 hosteleros que optaron a ocupar una de estas doce casetas de madera que se ubican en un lugar privilegiado, en el centro de la ciudad y en el entorno portuario. «Es un recinto que está funcionando bien, la gente lo ha acogido con mucho entusiasmo porque era lo que demandaban. A todo el mundo que me para por la calle, me pregunta y me da la enhorabuena, le digo que no hemos inventado nada, que es un tema que la gente ha pedido y que parece que lo ha aceptado muy bien», explica Gorka Linaza, concejal de Festejos del Ayuntamiento castreño.

Con respecto a los hosteleros, el concejal comenta que aquellos que están presentes en las casetas se muestran «muy contentos». «Creo que las casetas están funcionando bien en el parque. Evidentemente, habrá otros que no estén funcionando tan bien como los que están en esta zona, pero creo que todos están siendo respetuosos con la decisión, no estamos teniendo ningún problema», indica Linaza, añadiendo que, por parte del Consistorio, se amplió en una hora el horario de apertura de los pubs debido a la nueva normativa de espectáculos. «Estamos intentando agradar a todo el mundo, que es muy difícil de conseguir, pero están todos volcados en estas fiestas. También hay hostelería que ha decorado su calle con banderines y eso es algo de agradecer públicamente. La sensación que me da es que hay ambiente festivo en la calle, que eso es muy importante», destaca el concejal.

Linaza asegura, además, que están comprobando que los ciudadanos se ha sumado a los actos en la calle en estas fiestas. «En todos los eventos que están organizados por el Ayuntamiento hay público y eso es importante también», señala.

Una gran acogida

Tanto los hosteleros como los usuarios de las casetas de día, en términos generales, están viendo con buenos ojos el regreso de esta iniciativa al Parque Amestoy.

Uno de los usuarios de las casetas, el castreño Igor Íñiguez, asegura que este recinto «genera muy buen ambiente». «Bajas con los amigos a tomar algo, comes unos pinchos y se agradece, así no tienes que ir a un bar cerrado. A todo el pueblo le ha gustado bastante y está bien también para las familias». Por su parte, Íñigo Lecanda, también castreño, explica que las casetas de día aportan «un valor añadido a las fiestas», ya que las otras son casetas para la noche. «Beneficia a los hosteleros, pero también a los usuarios», asegura, añadiendo que el emplazamiento es «perfecto», en el centro, y cuenta con un aparcamiento subterráneo bajo Amestoy.

Estas primeras impresiones desprendidas de los usuarios coinciden también con las de los hosteleros. David Serrano, que viene desde San Sebastián, se encuentra trabajando en la caseta del Bar Jamón y Vino durante las fiestas castreñas y asegura que es el primer año que está trabajando en estas instalaciones, pero que está viendo que hay «un ambiente buenísimo». «Hay mucha gente y el tiempo está acompañando. Es estupendo, no había conocido las casetas, es la primera vez que vengo y me parece que están en una ubicación perfecta, porque está en el centro, en una zona ideal. Las casetas están en el mejor sitio de Castro, con las mejores vistas. No se puede pedir más», reconoce este hostelero, quien añade que algunos clientes le han comentado que echaban de menos estas instalaciones. «Parece ser que en años anteriores se eliminaron y que este año han vuelto. La gente estaba deseándolo y se nota, porque más que turistas he visto castreños», afirma Serrano sobre la afluencia de clientes a este recinto.

Su compañero de gremio, Santiago Cortés, desempeña sus labores durante estas jornadas en la caseta del Restaurante Ardigales y coincide con Serrano en sus impresiones. «Los ciudadanos tenían muchas ganas de casetas y nos lo han comentado. Abrimos el sábado y ya estaba a reventar el recinto», cuenta Cortés, quien ya estuvo participando en esta iniciativa un par de años antes de que se suprimiese.

Según comenta este hostelero, disfrutar al aire libre es lo que hace que las casetas tengan éxito. «El aire libre y el tema festivo da ambiente a la ciudad», indica Cortés, destacando que ofrecen lo mismo en el restaurante que en la caseta.

En términos de negocio, este hostelero asegura que las casetas son buenas, ya que tiene posibilidad de participar en ellas todo aquel que esté en hostelería y cumpla con los requisitos. «Hay quien dice que siempre estamos los mismos, pero estamos los que nos presentamos y salimos en el sorteo previo. El año que viene, si se siguen instalando las casetas, tendrán prioridad otros hosteleros antes que nosotros doce», adelanta Cortés.