Castro apuesta por el sacrificio cero

Los perros y gatos recogidos por el Ayuntamiento son trasladados al resort canino Dog Star, ubicado en la localidad cántabra de Quijas

Final feliz para los ocho cachorros abandonados en Castro, ya que se encuentran en proceso de adopción./
Final feliz para los ocho cachorros abandonados en Castro, ya que se encuentran en proceso de adopción.
Samira Hidalgo
SAMIRA HIDALGOCastro Urdiales

Los animales abandonados en Castro Urdiales pueden optar a tener un futuro feliz gracias a su gestión por parte del Ayuntamiento castreño, una labor de la que se han podido beneficiar los ocho cachorros encontrados en Castro Urdiales la semana pasada. Entonces, la Policía Local recibía el aviso de un ciudadano que había encontrado a los cachorros, de unos dos meses de edad, en una caja de cartón, dentro de un contenedor. El protocolo se puso en marcha de inmediato y el personal de la empresa Dog Star, contratada por el Consistorio para garantizar el sacrificio cero y el bienestar de los animales recogidos por el municipio, se personó en Castro para poder ayudar a los perritos, que gracias al llamamiento ciudadano por parte del Ayuntamiento y de la propia empresa, ya que casi todos han encontrado ya un hogar.

El municipio lleva aplicando desde hace una década las medidas necesarias para cumplir con el compromiso de sacrificio cero de los animales que se encuentran en estado de abandono. Castro cerró 2018 con 5.911 perros censados, un año en el que la Policía Local tuvo que intervenir en 256 incidencias relacionadas con la tenencia de animales domésticos, una cifra que aumentó con respecto a 2017 en un 22%, siendo los casos más frecuentes, precisamente, los extravíos, además de los perros sueltos y las sanciones por no recoger los excrementos. Anualmente se recogen unos 55 perros en Castro, de los cuales una quincena suele ser devuelta a sus respectivos propietarios, mientras que los 40 restantes son dados en adopción.

Los perros disfrutan al aire libre en el resort Dog Star.
Los perros disfrutan al aire libre en el resort Dog Star. / Luis Palomeque

Además, el municipio también está concienciado con la problemática de las colonias urbanas de gatos, de hecho, hasta principios de este año, éstas han sido controladas mediante el método de captura, esterilización y suelta (CES). De este modo, en los últimos nueve años, han sido aproximadamente 1.500 los gatos esterilizados. Por otra parte, el Ayuntamiento provee de pienso a los alimentadores de las colonias de manera gratuita. «Desde febrero del 2019, se ha dado un paso más por el bienestar de los gatos. Con el objetivo de sacarlos de las calles y poder albergarlos en unas instalaciones dignas están siendo trasladados a unas instalaciones en semi libertad, creadas por la empresa contratada para la recogida de animales», explicó la concejala de Atención ciudadana, Virginia Losada, quien puntualizó que «actualmente hay trasladados 46 gatos». En este sentido, Javier Díaz, propietario de la empresa Dog Star, explicó que estos gatos se llevan a la colonia en semi libertad que hay en el centro, aclimatándoles para que puedan vivir allí, tener calidad de vida y, en el mejor de los casos, que sean adoptados. «Se trata de un proyecto pionero en Cantabria y los resultados son buenos. Concretamente, en el caso de Castro es un éxito», aseguró Díaz.

El Ayuntamiento lleva una década garantizando el sacrificio cero de los animales abandonados

Con respecto a la gestión de la recogida de animales abandonados en el municipio, desde el Ayuntamiento se explicó que se suelen recibir los avisos de la existencia del animal en la Policía Local y que es frecuente también que sea el propio ciudadano que da con el perro quien lo traslade hasta la Policía. «Si el animal posee chip se intenta localizar al dueño, que deberá recogerle y pagar una tasa, tal y como marca el artículo 20 de la Ordenanza de Tenencia y Protección de los animales», indicó Losada, añadiendo que «si el perro no posee chip identificativo, la Policía da aviso al veterinario o a Dog Star. Dicha empresa se acerca a Castro a recoger al animal en cuanto recibe el aviso y lo traslada a sus instalaciones». En caso de que el encuentro del can suceda en fin de semana o a altas horas de la noche, la Policía Local deposita al animal en un local acondicionado para tal fin, en el interior de la Plaza de Toros, y se le alimenta hasta su traslado a Quijas.

Las cifras

1.500
gatos han sido esterilizados en los últimos nueve años en Castro Urdiales.
256
incidencias gestionadas por la Policía Local castreña durante el pasado año.
55
perros son recogidos de media cada año por el Ayuntamiento de Castro Urdiales.
5.911
canes fueron censados en el municipio castreño durante el año 2018.
46
gatos procedentes de colonias urbanas se encuentran en la actualidad en la empresa Dog Star.

«Gracias a esta gestión, Castro Urdiales es un municipio puntero, no solo a nivel de Cantabria, sino a nivel estatal, en la gestión de los animales abandonados», aseguró la concejala.

El papel del resort canino

La empresa contratada por el Ayuntamiento castreño para que se haga cargo de los animales hasta que encuentren un nuevo hogar es Dog Star, una entidad que, según el propio Ayuntamiento, cuenta con todas las licencias y permisos necesarios para cuidar, proteger a los animales, gestionar sus adopciones y ofrecer un servicio de veterinario que se encarga de velar por su salud

«Una vez que vamos a buscar el perro a Castro y entra en nuestras instalaciones, todos los perros siguen un protocolo de actuación con patrones claros y concisos», indicó Díaz. Por ello, en cuanto llegan al centro pasan una revisión veterinaria para saber si el animal sufre algún problema físico o mental, lo que permite tomar las medidas oportunas con rapidez.

La difusión ayuda a promover la adopción.
La difusión ayuda a promover la adopción. / Luis Palomeque

A partir de ahí, pasa a una zona de cuarentena para evitar la transmisión de enfermedades al resto de perros de la residencia, algo que Díaz define como «vital y muy importante». El siguiente paso es dar difusión del animal para que pueda aparecer el dueño y, en caso de que el perro sea abandonado o no recuperado por su dueño, pasan a la zona de adopción, tratando al perro, dándole estabilidad y disfrute con los paseos que les dan los voluntarios y buscando un adoptante con un perfil adecuado, favoreciendo la «adopción responsable». «A veces se crean conflictos por no buscar al adoptante ideal, algo que es muy importante para que la adopción no fracase, por eso tenemos un alto porcentaje de no devolución del perro», señaló el propietario de la empresa, añadiendo que el coste de la adopción es cero, debiendo pagar, eso sí, el microchip y la vacuna correspondiente al veterinario. Una vez en casa, si surgen complicaciones en la convivencia entre adoptante y animal, el centro se encarga de ofrecer herramientas para que la adopción llegue a buen fin.

Con estas pautas el centro logra poner en marcha lo que allí denominan el «trato responsable y amable en la recogida de los animales con sacrificio cero».