Castro negocia la aprobación de su primer Presupuesto de la legislatura

Ángel Díaz Munío, alcalde de Castro Urdiales./
Ángel Díaz Munío, alcalde de Castro Urdiales.

CastroVerde presenta al resto de los grupos unas cuentas de 32 millones «en las que todo está sometido a debate y discusión» y en las que «no puede haber diferencias políticas»

INÉS CASTRESANA Castro Urdiales

El equipo de gobierno de Castro Urdiales aspira a que el Presupuesto municipal, que ascendería a 32 millones de euros, sea aprobado en el pleno ordinario de este mes, que se celebrará el próximo 22 de junio, adelantando una semana su celebración para evitar su coincidencia con la festividad local de San Pelayo. Los grupos de la oposición ya han recibido una copia del documento, que será llevado a una comisión informativa este mismo viernes.

La pretensión de los responsables del Consistorio castreño no tendría nada de anormal si no fuera porque se trata del primer Presupuesto que logra elaborar CastroVerde en esta legislatura y para el que ha sido necesario la contratación de una empresa externa que se encargara de realizar el trabajo contable, extremo, este último, duramente criticado por sus exsocios de gobierno, ya que los socialistas consideran que desde el departamento de Intervención se podía realizar ese trabajo.

Hasta ahora, el Consistorio ha funcionado con el Presupuesto de 2014 que dejó el tripartito liderado por el Partido Popular y que se ha venido prorrogando desde entonces, una situación propiciada por la falta de una mayoría suficiente y por la ausencia de acuerdos entre los diferentes grupos políticos castreños a lo largo de los últimos años.

«No es el Presupuesto de CastroVerde, es el que necesita el Ayuntamiento para funcionar», asegura el alcalde

En los últimos meses, la Corporación ha aprobado por unanimidad dos importantes modificaciones presupuestarias para poder adaptar los números de hace cuatro años a la realidad actual, ya que la cuenta general de los últimos dos años arroja un remanente de tesorería positivo y la situación económica del Consistorio, aunque sin Presupuestos, ha mejorado.

Tres años de legislatura le ha costado a CastroVerde tener una propuesta presupuestaria encima de la mesa. «No hay sorpresas», aseguró el alcalde, Ángel Díaz Munío, «porque el capítulo de las inversiones lo conoce la oposición desde hace meses». Las líneas de inversión contemplan la adquisición «del camión autoescala de los bomberos, una partida para lograr poner de nuevo en marcha el polideportivo de Sámano que la junta cedió al consistorio o una partida para el asfaltado y arreglo de calles». Necesidades acuciantes del municipio y que todos los grupos municipales están de acuerdo en acometer cuanto antes.

Documento clave

Díaz Munío asegura que «el Presupuesto es la llave para poder sacar la Oferta Pública de Empleo, donde está prevista una ampliación de la plantilla de bomberos y de la Policía Local y también la ampliación de plazas de auxiliares de clínica de la Residencia Municipal, que son los tres puntos fundamentales donde hay que cubrir necesidades con la creación de nuevas plazas». Entre las pretensiones del equipo de gobierno de cara a esa oferta de empleo público, también se contempla la posibilidad de crear nuevos puestos de trabajo en inspección urbanística o la contratación de personal para mejorar la atención al ciudadano. «En esto estamos muy limitados por la ley de racionalización del gasto público y las posibilidades de contratación aún están limitadas por el estado», recordó el regidor.

«No son para nada los Presupuestos de CastroVerde, son los presupuestos que necesita este ayuntamiento para funcionar y las inversiones las ponemos a disposición de todos, así que no tiene que haber, en principio, problemas políticos para aprobarlos», explicó el alcalde, que es plenamente consciente de la necesidad de que algún grupo de la oposición esté dispuesto a votar sí al documento. «Todo está sometido a debate y a discusión; gobernamos en minoría y tenemos que ser flexibles», insistió.

En este sentido, el alcalde reconoció que no se trata de un documento en el que se vaya a ver plasmada una intención política. «Eso se daría si hubiésemos modificado los impuestos, si los hubiésemos subido o bajado pero eso es algo que se mantiene», explicó, «así que no puede haber diferencias políticas» aunque si entiende que pueda haber discrepancias a la hora de priorizar algunas inversiones sobre otras.

Sobre la tardanza en tener un presupuesto encima de la mesa, Díaz Munío asume su responsabilidad, pero asegura que «ha habido un problema técnico, fundamentalmente contable, y han tardado mucho en hacerlo, no ha sido porque no lo hayamos pedido insistentemente, algo que, como políticos teníamos que hacer y lo hemos hecho».

El regidor recordó algunos asuntos espinosos con los que CastroVerde ha tenido que bregar durante estos tres años de legislatura. «La sentencia de Ascán nos confundió bastante hasta que logramos resolver de forma definitiva cómo la íbamos a pagar porque, evidentemente, era algo que iba a interferir en el presupuesto», apuntó.

El regidor aclaró que lo que más le preocupa del Presupuesto y su aprobación es «que nos perdamos en los detalles y no veamos la importancia del documento en su conjunto». «El Presupuesto es una herramienta que nos permitirá llevar a cabo el plan de inversiones, las incorporaciones y los gastos extraordinarios; no hay medidas estrella porque las inversiones caras ya están planteadas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos