Castro quiere recuperar las barracas para la próxima Semana Grande

Las barracas se situarían en la explanada que sirve de aparcamiento, ubicada junto al colegio Arturo Dúo. /
Las barracas se situarían en la explanada que sirve de aparcamiento, ubicada junto al colegio Arturo Dúo.

El Ayuntamiento ha «flexibilizado» el pliego de condiciones con el objetivo de que los feriantes vuelvan a instalar sus atracciones después de tres años

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

El Ayuntamiento de Castro Urdiales quiere recuperar las barracas que cada año acudían a las fiestas de la Semana Grande y el Coso Blanco después de dos años de ausencia por discrepancias, primero, con el emplazamiento, y, después, con las condiciones contractuales.

Hay que recordar que el año pasado los feriantes se negaron a instalar sus atracciones porque no estaban dispuestos a cobrar dos euros por viaje a los usuarios –hasta entonces cobraban tres–, una condición establecida por el Ayuntamiento, que elaboró en 2017 un pliego de condiciones específico para las barracas, que supuso, según señaló entonces el concejal de Festejos, Humberto Bilbao (CastroVerde), una reducción de hasta un 70% de la tasa por ocupación de suelo público en la explanada situada junto al polideportivo Pachi Torre, donde estaba prevista su ubicación.

Se dio la circunstancia de que era el segundo año en el que los propietarios de las atracciones no acudían a la Semana Grande de Castro. En el año 2016, los feriantes apoyaron su decisión en el cambio de ubicación de las barracas (anteriormente se instalaban en el Parque de Amestoy y ese año se habilitó una explanada junto al polideportivo Pachi Torre).

En esa ocasión, los propietarios de las atracciones decidieron no acudir a las fiestas castreñas ante la negativa del Ayuntamiento a reconsiderar una decisión apoyada en informes técnicos.

La por entonces edil de Festejos, Ainhoa Pérez San Miguel, hizo públicos tres informes (dos de ellos de la Dirección General de Puertos de los años 2014 y 2015) en los que se dejaba claro que «queda totalmente prohibida en el área exterior ocupada por el aparcamiento subterráneo de Amestoy la instalación de todo tipo de atracciones de feria susceptibles de transmitir sobre la superficie de sustentación vibraciones o cargas elevadas». Además, constaba otro informe de los servicios técnicos municipales, de junio de 2011, en el que también se desaconsejaba la instalación de las barracas en Amestoy «ya que puede conllevar riesgos a la seguridad de las personas».

Los feriantes ya no están obligados a cobrar dos euros por tique como en 2017

A estas recomendaciones y otra de Emergencias Castro se sumaba el hecho de que el equipo de gobierno (por entonces CastroVerde-PSOE) entendía que había que dinamizar las fiestas y descentralizar ciertos servicios, razón por la que apostaron por llevarlas junto al Pachi Torre.

El pasado año, el Ayuntamiento dio «todo tipo de facilidades» para que las barracas volvieran a instalarse en Castro, pero los feriantes decidieron que en esas condiciones no. Humberto Bilbao lamentó la decisión de los feriantes, «que no han justificado en ningún momento por qué no pueden asumir el cobrar los viajes a dos euros». «Lo que no podemos hacer es reducirles un 70% la tasa por ocupación de suelo público y aceptar que cobren tres euros a los usuarios. No vamos a regalar el suelo público porque es ilegal y nosotros estamos aquí para defender el interés de los vecinos, no el de unos empresarios».

Gestión de las 'casetucas'

Con objeto de que este año los feriantes acepten las condiciones, el Ayuntamiento castreño ha confeccionado un pliego «mucho más flexible», en el que se ha suprimido la condición de limitar el precio de los tiques de viaje a dos euros, razón que alegaron el pasado año para no querer instalar sus atracciones. Y es que los feriantes aseguraban que, en caso de cobrar menos de tres euros por viaje, «perdían dinero».

El concejal de Festejos, Humberto Bilbao, deja muy claro que «más facilidades no se pueden dar». En el caso del día del niño, en el que el precio a aplicar para las tarifas de las atracciones contemplará una reducción del 50% respecto del establecido durante los días normales de feria, «les hemos dejado elegir los días que quieren aplicar esos precios».

Bilbao, que asegura que el plazo para presentar las solicitudes finaliza el 30 de mayo y algún empresario ya se ha interesado en instalar sus atracciones, quiso dejar claro que la opción de ubicar las barracas en el Parque de Amestoy, «como señala el PP, es inviable, no solo por cuestiones técnicas, sino por un tema social». Además, recuerda que en otras ciudades como Bilbao o Santander, «las barracas no están en el centro, sino a las afueras, incluso a más distancia de donde nosotros pretendemos colocarlas».

Respecto al resto de instalaciones, Bilbao anuncia que, al igual que el año pasado no habrá casetas de hosteleros sino que se contará con una carpa grande en Amestoy para conciertos, y seguirán abiertas las 'casetucas' que se ubican en la zona de San Guillén. Eso sí, este año el Ayuntamiento de Castro pondrá en marcha un nuevo sistema de cobro, a través de una caseta central donde se darán tiques, con el objeto de mejorar la gestión y «garantizar que las asociaciones que tienen una chozna destinen el dinero a su colectivo y no a otro tipo de intereses de carácter particular».

 

Fotos

Vídeos