Castro reduce los «puntos negros de movilidad» con una actuación integral

Numerosos castreños recorren el carril bici para desplazarse por la ciudad./S.Hidalgo
Numerosos castreños recorren el carril bici para desplazarse por la ciudad. / S.Hidalgo

El Ayuntamiento, que lleva a cabo diferentes mejoras a lo largo de la legislatura, se marca como objetivo mejorar el tráfico, la seguridad y la circulación

Samira Hidalgo
SAMIRA HIDALGOCastro Urdiales

La ciudad castreña dio por terminada la tercera edición de la 'Semana de la Movilidad', una iniciativa que se desarrolló desde el 17 al 23 de septiembre, impulsada por el equipo de gobierno -CastroVerde- desde el comienzo de su legislatura. El Consistorio pretende así que los castreños disfruten de una ciudad accesible, mejorando su experiencia en los espacios públicos, favoreciendo otras alternativas para desplazarse por la ciudad. El Ayuntamiento aseguró que en esta legislatura se han logrado «importantes mejoras», como la circulación y aparcamiento de vehículos, el transporte público, la movilidad en bicicleta o la recuperación de espacios peatonales, «reduciendo considerablemente los puntos negros de movilidad del municipio».

Concretamente, con respecto al tráfico y a la circulación, se llevaron actuaciones para la reordenación de la calle Leonardo Rucabado, actuación que tendrá continuidad con la apertura de los túneles de Ocharan, dando cabida a las dos direcciones de paso de vehículos y abriendo el segundo túnel para peatones y ciclistas. Además, la Casona pretende conectar Brazomar y Cotolino mediante la ejecución de un vial junto al estadio Riomar, zona en la que se construyó la rotonda de Chinchapapa. También se limitó a 30 kilómetros la velocidad en Leonardo Rucabado y se promocionó el uso de vehículos eléctricos e híbridos mediante la exención de la OCA, entre otras actuaciones.

Por otro lado, el equipo de gobierno propuso a Fomento la construcción de una tercera entrada a Castro desde la A-8 que se ubicaría en la zona de la depuradora para desembocar en Santa Catalina. También se propuso la reordenación de los accesos a la A-8 con una nueva rotonda junto al Parque de Bomberos.

En cuanto al estacionamiento, se rediseñó la ordenanza de la OCA y se habilitaron aparcamientos alternativos junto al polideportivo Pachi Torre y el Centro Musical Ángel García Basoco. También se fomentó el uso del parking subterráneo del parque Amestoy mediante nuevas promociones. Sobre el transporte público, se rediseñaron las líneas para reducir los tiempos de trayecto y se incorporaron paradas nuevas en el barrio de Santa Catalina-El Chorrillo y en Vallegón-Momeñe. Además, los autobuses de la línea 1 admiten dos sillas de niño y se ofrece un app para el móvil que informa de líneas y llegadas en tiempo real.

Con respecto a la movilidad en bicicleta, entre otras cosas, se pretende conectar el carril-bici urbano con la pedanía de Sámano a través de la vía verde de Alén, mediante una pasarela peatonal y ciclista y también crear una pasarela peatonal y ciclista que uniría Leonardo Rucabado con la vía verde de Traslaviña. Por último, el Ayuntamiento consideró «muy necesaria la humanización del casco urbano», por ello, se recuperó la Plazuela, se amplió la zona verde del parque de Cotolino y se acondicionó la senda fluvial junto al centro comercial Eroski, entre otras actuaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos