Castro tendrá que suprimir una de las dos pasarelas del convenio con Conservas Lolín

La pasarela que se mantiene unirá la estación de autobuses con la vía verde de Traslaviña. /Abel Verano
La pasarela que se mantiene unirá la estación de autobuses con la vía verde de Traslaviña. / Abel Verano

Una vez resuelto este trámite, Castro Verde llevará a Pleno una modificación del Plan General para que la fábrica pueda trasladarse

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

El Ayuntamiento de Castro Urdiales se ha topado con un pequeño escollo dentro del procedimiento administrativo para desarrollar el convenio suscrito con Conservas Lolín, que supone el traslado de la empresa al polígono industrial de Vallegón, en Sámano, al considerarse «una industria molesta de la trama urbana».

Para facilitar el traslado de la empresa, el Ayuntamiento acordó con la actual propiedad un cambio de uso de la parcela de industrial a comercial, permitiendo la instalación de un centro comercial en las actuales instalaciones de la conservera, además de exigir la construcción de infraestructuras que mejoren la vialidad conectando el carril bici hacia Mioño con Castro mediante una pasarela, la cesión al Ayuntamiento de un local de 950 metros cuadrados en el edificio, así como la ampliación de las aceras actuales.

Según detalló ayer el concejal de Urbanismo castreño, Eduardo Amor (CastroVerde), en el convenio que se aprobó por el Pleno en agosto de 2017 se preveía la construcción de dos pasarelas. Una, propuesta por el Consistorio y que partía desde la estación de autobuses, pasaba por encima de la rotonda y conectaba con la vía verde de Traslaviña, y otra, promovida por la conservera que iba paralela a la fachada de la factoría y sobre el río.

Pues bien, cuando el Ayuntamiento ha solicitado los correspondientes informes sectoriales para poder aprobar una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que permita desarrollar el convenio, la Demarcación de Costas ha señalado que la segunda pasarela no cumple la normativa vigente. Y esto supone que el Ayuntamiento tendrá que suprimirla, «porque es innecesaria». «El propietario de la empresa planteó la construcción de esta pasarela para salvar el obstáculo de Costas. Era una forma de justificar que en la zona de Costas no se va construir», apuntó Amor.

Próximo pasos

Una vez que los técnicos municipales supriman esta pasarela de la memoria del proyecto e incorporen el resto de informes sectoriales -que han sido positivos- el equipo de gobierno tiene previsto llevar a Pleno, probablemente en noviembre, la aprobación inicial de la modificación puntual del PGOU.

Una vez que se apruebe deberá salir a exposición pública y después aprobarse definitivamente. «Antes de este último paso tendremos que remitir la documentación a Costas para que dé el visto bueno». También la Crotu (Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo) tendrá que dar luz verde a dicha modificación.

Por otro lado, queda pendiente de resolverse el recurso contencioso-administrativo que presentó el exconcejal de Anexión a Vizcaya y propietario del terreno situado frente a Conservas Lolín, César Barco, contra dicho convenio. Hace unos día se celebró una vista en el Juzgado de lo Contencioso Número 2, encargado del caso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos