Castro Urdiales planta batalla contra la proliferación de vertederos ilegales

Los operarios trabajan en la eliminación de residuos en La Atalaya, una zona de difícil acceso./DM .
Los operarios trabajan en la eliminación de residuos en La Atalaya, una zona de difícil acceso. / DM .

El Consistorio ha retirado varios puntos de vertido incontrolado en zonas de Talledo, Baltezana y Otañes

Samira Hidalgo
SAMIRA HIDALGOCastro Urdiales

El Ayuntamiento de Castro Urdiales está adoptando medidas contra la proliferación de vertederos ilegales en diferentes puntos del municipio. La Concejalía de Medio Ambiente y Obras actuó la semana pasada en varias zonas de Talledo, Baltezana, Otañes e Islares, para lo que destinó una cuadrilla de operarios de limpieza del programa de empleo de Corporaciones Locales. En paralelo a la eliminación de los vertidos, se procedió al bloqueo del acceso a algunos de estos lugares, mediante la colocación de rocas, para impedir su reaparición. Los residuos más frecuentes que se suelen encontrar en estos puntos son escombros. En este sentido, el Consistorio retiró hasta 18 metros cúbicos de material de obra en esta campaña. Las multas por tirar basura fuera del protocolo habitual pueden llegar hasta los 4.200 euros, en el caso de las infracciones más graves.

«Los vertederos ilegales se suelen dar en sitios ocultos y lugares no visibles por estar en curvas o con maleza», explicó el concejal de Medio Ambiente, José Arozamena. El edil aseguró que la creación de este tipo de vertederos no es muy habitual, pero que hay algunos puntos que eran «más conflictivos» y en los que el Consistorio tomó medidas, como en el caso del Pando, un mirador natural próximo a la depuradora de agua del Ayuntamiento en el que se practicaba botellón y se vertían residuos de forma ilegal y que el Ayuntamiento rehabilitó limpiando la zona e instalando una mesa de picnic y unas papeleras, con plantación de encinas y abedules, recuperando así una zona que estaba degradada. Así mismo, el Ayuntamiento recuperó una zona de Ostende junto al cargadero antiguo de mineral de Urdiales, limpiando la zona e instalando una mesa de picnic y papeleras, reparando también la barandilla que protegía a los viandantes de la zona de los acantilados.

Otra de las zonas en las que se ha visto el vertido de residuos es el polígono de Vallegón, algo que Arozamena achaca a que «solo tenemos un Punto Limpio, que es el de Islares y se queda insuficiente para recoger todos los residuos del municipio, pero si el ciudadano sabe que el punto limpio cierra los lunes, puede esperar a otro día a llevarlo, no dejarlo en las inmediaciones ni en la naturaleza».

El vertido de residuos es una práctica ilegal sancionable con multas de hasta 4.200 euros, en el caso de las más graves

«Son operaciones muy puntuales y no es que sean muy grandes, pero se trata de sensibilizar a la población de que no depositen vertidos en esos lugares. Es un tema de educación», indicó el edil, comentando que los vertederos ilegales más comunes se componen de escombros de obras, construcción o rehabilitación. A este respecto, Arozamena destacó la posibilidad de que el profesional incluye en su factura la retirada de escombros a un vertedero homologado, un servicio que el cliente paga y que, en ocasiones, no se cumple, ya que los escombros van a parar a un vertedero ilegal como los que se han retirado en las últimas semanas. Aún así, el concejal quiso puntualizar que «los vertidos de hace unos años eran más genéricos y ahora son mas pequeños gracias a las campañas de sensibilización. Soy consciente de que cada vez los ciudadanos están más concienciados y recibimos más avisos por parte de los vecinos. Nos avisan desde las pedanías y procuramos darle solución a esos vertidos».

Recogida de residuos

Arozamena recordó que los residuos sólidos voluminosos se pueden depositar en la zona de los contenedores, martes y viernes, a partir de las 20.00 horas, para que se lleve a cabo una correcta recogida, evitando que los residuos no invadan la calzada ni aceras. «Hay quien lo cumple y quien no lo cumple, dejándolo en cualquier sitio y en lugares costosos para los vecinos, porque retirar estos vertidos es un gasto municipal. No sólo dejan muebles, también botes de pintura o productos químicos cuando no tienen necesidad de hacerlo porque también se pueden poner en contacto con la Concejalía de Medio Ambiente o de Obras o con la empresa que gestiona los residuos para poder deshacerse de esos enseres», recordó el edil, quien informó de que estas conductas ilegales suponen un delito ecológico recogido en la ordenanza municipal, sancionable hasta los 4.200 euros, las más graves.

 

Fotos

Vídeos