El mercadillo de los 'jueveros' regresará al centro de Castro

Imagen de la explanada del polideportivo del Pachi Torre donde se ubicará el mercadillo. /Inés Cartesana
Imagen de la explanada del polideportivo del Pachi Torre donde se ubicará el mercadillo. / Inés Cartesana

El Ayuntamiento pretende ubicar los puestos en la explanada que sirve de aparcamiento compensatorio situada junto al Pachi Torre

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

El Ayuntamiento de Castro Urdiales pretende reubicar el mercadillo de los 'jueveros' (se llama así porque se celebra los jueves) en el centro de la ciudad para revitalizarlo y dar un mayor impulso a los comercios y hosteleros del entorno de la explanada del Pachi Torre, lugar en el que se ubicaría.

El equipo de gobierno de CastroVerde anunció ayer esta decisión en el transcurso de una comisión informativa. De momento, no hay fecha definitiva para el traslado, entre otras razones porque el Ayuntamiento sólo ha podido trasladar su decisión a una decena de los cincuenta comerciantes que tienen su puesto en la Plaza de la Hermandad de Las Marismas, en Cotolino.

Los vendedores ambulantes que integran el mercadillo castreño llevan nueve años ubicados en el barrio de Cotolino, a las afueras de la ciudad. La decisión del traslado de la Plaza de La Barrera, en el centro de Castro, al actual emplazamiento se tomó bajo el mandato del por entonces alcalde Fernando Muguruza. Y no estuvo exento de polémica. De hecho hubo manifestaciones tanto de los 'jueveros' como de vecinos que les apoyaban durante varios meses. Hasta tal punto llegó la tensión que incluso se vivieron enfrentamientos entre vendedores ambulantes y policías locales, como publicó en su momento este periódico.

Los actuales responsables municipales del Consistorio castreño son conscientes de que el traslado a Cotolino ha ido «mermando» el mercadillo. Tanto es así que de los más de ochenta puestos que había en la plaza de La Barrera, apenas quedan cincuenta tras la regularización que se llevó a cabo desde el Ayuntamiento para que todos los puestos estuvieran en regla y al corriente del pago de las correspondientes tasas municipales.

Una decisión meditada

Desde el equipo de gobierno, Elena García, concejal de Comunicación, asegura que la decisión no es fruto de un arrebato sino que la han estudiado y consensuado tanto con los técnicos municipales como con la Policía Local. «Hemos analizado los pros y los contras de esta decisión y vemos que el cambio es positivo para el interés general».

García entiende que algún hostelero del barrio de Cotolino se pueda ver afectado por el cambio, pero, tras hablar con alguno de ellos, «son comprensibles, de hecho son los primeros que señalan que cada vez hay menos clientes».

Según señaló la edil de Comunicación, el equipo de gobierno entiende que el mercadillo sólo va a impedir que los coches aparquen en la explanada situada junto al Pachi Torre durante una mañana a la semana. «Normalmente la gente coge el coche por la mañana para ir a trabajar y vuelve por la tarde, así que creemos que el trastorno no es tan grande».

Aunque el Ayuntamiento de Castro está en disposición de realizar el traslado de forma inmediata, la decena de vendedores ambulantes con la que han hablado han solicitado, a la espera de comentar la decisión con el resto de compañeros, que el traslado se realice en septiembre, una vez que pase la época estival. Los que parece que no están muy conformes con el cambio son los grupos de la oposición, que, según García, «han puesto alguna que otra pega».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos