Un obús en el trastero

Un obús en el trastero
Guardia Civil

La Guardia Civil destruye un proyectil de artillería de casi un metro de longitud que habían regalado a un vecino de Castro Urdiales

DM .
DM .Santander

La Guardia Civil ha destruido un proyectil de artillería de calibre 155 milímetros, que medía casi un metro, y que un vecino de Castro Urdiales tenía guardado en el trastero de un piso de la localidad.

Según explica el Instituto Armado, un conocido de ese hombre le advirtió del peligro de tener ese proyectil y, por ello, se dirigió a la Guardia Civil para saber qué tenía que hacer con el artefacto.

El hombre contó a los agentes que le regalaron el proyectil después de haber sido encontrado por un barco pesquero en el sur de España, pero que desconocía la peligrosidad de tenerlo guardado.

La unidad de desactivación de explosivos, Tedax, procedió a recoger el proyectil y lo llevó a un lugar seguro para su destrucción controlada.

El artefacto, según la Guardia Civil, estaba en buen estado de conservación y pudo haber sido de uso naval o para ejercicios de instrucción.

La Guardia Civil advierte de que la manipulación de cualquier proyectil, granada u otro tipo de artefacto «entraña peligro, siendo extremo para personas inexpertas, y pudiendo acarrear consecuencias fatales para la integridad física», por lo que pide no mover un artefacto de esas características si se localiza y dar aviso al Instituto Armado a través del teléfono 062.