Piden tres años para el arrendatario de un restaurante que desvalijó el local cuando iban a desahuciarle

Piden tres años para el arrendatario de un restaurante que desvalijó el local cuando iban a desahuciarle

El acusado dejó el local «vacío» al llevarse todos estos enseres valorados en más de 52.129 euros y que pertenecían a la propietaria del restaurante

EP

El Ministerio Fiscal solicita tres años de prisión y una multa de 3.240 euros para un hombre acusado de llevarse los electrodomésticos, la maquinaria y el mobiliario de un restaurante que tenía alquilado en Castro Urdiales al conocer que el juzgado iba a ejecutar un lanzamiento por desahucio, hechos por los que será juzgado este lunes, 6 de noviembre, en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial.

Los hechos ocurrieron en 2012, cuando el acusado era administrador de una empresa que desde 2007 era arrendataria del restaurante castreño, que era propiedad de otra compañía. Ambas partes suscribieron un contrato en el que figuraba un inventario de bienes.

El acusado, como consecuencia de reiterados impagos de la renta, fue condenado por un juzgado de Castro Urdiales a desalojar el local objeto del arrendamiento y se señaló el lanzamiento para el 11 de junio de 2012.

En su escrito, el fiscal relata que el acusado, conocedor de dicho lanzamiento y de la fecha prevista, en la madrugada del 12 al 13 de mayo, «y con intención de obtener un beneficio indebido», hizo suyos los electrodomésticos, la maquinaria, el mobiliario y los utensilios del establecimiento que figuraban incluidos en el inventario del contrato de arrendamiento y que eran propiedad de la empresa que ejercía de arrendadora.

El acusado dejó el local «vacío» al llevarse todos estos enseres valorados en más de 52.129 euros y que pertenecían a la propietaria del restaurante.

Además, para hacer efectivo su propósito causó daños en el inmueble tasados en 7.650 euros.

Por todo ello, el fiscal solicita una condena de tres años de prisión y multa de 3.240 euros por el delito de apropiación indebida, así como una indemnización de 59.780 euros, por el valor de los inmuebles que se apropió más lo tasado por los daños.

La acusación particular, que es la propietaria del restaurante y de los enseres, se muestra «conforme sustancialmente» con el relato de los hechos del escrito de Fiscalía y pide la misma pena.

Por su parte, la defensa del acusado muestra su «disconformidad» con el relato de hechos del Ministerio Fiscal y de la acusación particular y sostiene que «no son constitutivos» de delito, por lo que pide la libre absolución.

El juicio se celebrará en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, a partir de las 10.00 horas, del lunes.

 

Fotos

Vídeos