Reguladores de presión para evitar cortes de agua en Brazomar y Cotolino

Obras de instalación de la reguladora en Riomar. /
Obras de instalación de la reguladora en Riomar.

El sistema entró en servicio la pasada semana en los dos barrios gracias a una inversión del Ayuntamiento de 47.000 euros

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

La pasada semana entraron en servicio en Castro Urdiales tres reguladoras de presión que permitirán no cortar el suministro de agua en los barrios de Cotolino y Brazomar en caso de avería de la tubería general de abastecimiento, gracias a una actuación del Ayuntamiento.

La instalación ha sido ejecutada por la empresa GIOC con un coste de 47.000 euros más IVA, que se financian con cargo al canon del agua para obras de mejora de la red, y dirigida por un ingeniero municipal en coordinación con la empresa concesionaria, y permitirá abastecer a los citados barrios desde el depósito del APD-2 en caso de avería de la tubería general. Una obra que apenas ha durado tres semanas y que viene recogida en un proyecto más ambicioso que contempla todas las medidas que serían necesarias para poder ir aislando, por partes, el suministro y evitar así los cortes de agua en caso de avería en la red general.

El edil responsable de Urbanismo, Eduardo Amor, explicó que tras una avería el día de Reyes de 2016 que dejó sin agua durante muchas horas a los vecinos de la zona, se tomó la determinación de encargar un proyecto que permitiese establecer medidas que, a través de pequeñas intervenciones, permitiesen ir aislando partes de la red de suministro de agua del municipio. «En realidad, la solución definitiva sería la reparación de la tubería de abastecimiento general que atraviesa todo Castro, desde El Veriván hasta el estadio de Riomar, pero el proyecto tiene un coste de 3.000.000 de euros y además, esta obra está incluida en el Plan General de Agua y Saneamiento del Gobierno de Cantabria, aunque aún no se haya ejecutado», explica el edil. «Poco a poco se irán ejecutando el resto de medidas que contempla ese proyecto».

La solución definitiva sería la de sustituir la tubería general, pero eso supondría una inversión de tres millones de euros

La obra también permitirá a varios edificios del APD-2 prescindir de sus bombeos particulares que elevaban la presión de la red general al ser insuficiente en la zona más alta. Para ello, las comunidades afectadas deberán sustituir sus bombeos por reguladoras individuales en los plazos que marque la concesionaria de agua Inima.

El suministro desde el depósito del APD-2, que pasó a ser municipal tras la regularización urbanística de la zona en 2016, tenía dificultades en conectarse, ya que por su elevación aumentaba en exceso la presión de la red. De hecho, en una avería ocurrida en 2016 fue necesario conectarse y provocó daños en los bajos de edificios de Cotolino. Ahora se podrá hacer con una presión regulada a los barrios de Cotolino, gran parte de Brazomar y la urbanización Velamayor.

Las tres válvulas reguladoras de presión se ubican en la calle Ayuntamientos democráticos (APD-2), frente al estadio de Riomar y en la vía verde junto a la peña Somaza , en la junta vecinal de Sámano.

 

Fotos

Vídeos