Las doce horas que culminaron en ocho minutos de aplausos