El exportavoz de IU acusado de difamar al alcalde de Astillero en Facebook dice en el juicio que eran «opiniones»

Ortiz, en el centro, en una rueda de prensa con su equipo del PRC./Roberto Ruiz
Ortiz, en el centro, en una rueda de prensa con su equipo del PRC. / Roberto Ruiz

El regidor ha subrayado el «daño» que sus acusaciones han representado para él, aunque la defensa del denunciado les ha restado importancia porque solo tiene mil seguidores en la red social

efe
EFEEl Astillero

El Juzgado de Primera Instancia número 6 de Santander ha dejado hoy visto para sentencia el juicio al exportavoz municipal de IU en Astillero, Raúl Magni, por unas manifestaciones sobre el alcalde de ese municipio, Francisco Ortiz (PRC), que éste considera una intromisión en su derecho al honor.

En el juicio, celebrado esta mañana en la sede judicial de Las Salesas, Magni ha defendido que sus manifestaciones en una red social en las que denunciaba colocaciones «a dedo», «maltrato» a trabajadores municipales y aprobación de obras «sin escuchar al pueblo» por parte de Ortiz representan opiniones en el ejercicio de un cargo político.

Sin embargo, el alcalde de Astillero ha subrayado el «daño» que esas manifestaciones han representado para él, no solo en el aspecto político como regidor municipal, sino también dentro de su partido y en su actividad profesional, al margen de la política.

Desde la defensa del exportavoz de IU se ha restado importancia a la repercusión de esas manifestaciones recordando que Magni tiene 1.000 seguidores en esa red social y se ha acusado a Ortiz de «magnificar» estos hechos acudiendo a denunciarlos a los medios de comunicación.

El alcalde ha rechazado que fuese él quien acudió a los medios de comunicación a hablar de este asunto, sino que ha explicado que fueron los periodistas los que le preguntaron sobre las acusaciones que se estaban vertiendo en las redes sociales.

Y, aunque ha asegurado que no hace caso a Magni, que le tiene vetado en su red social, ha alegado que decidió presentar una demanda contra él por el «bombardeo continuo» de sus manifestaciones, que le llegaron a él a través de «terceros», y que llegaron a representar una situación «insostenible», ha relatado.

La Fiscalía considera que las expresiones del exportavoz «exceden la mera crítica política» y representan una intromisión en el derecho al honor del alcalde de Astillero, por lo que pide que se le imponga el pago de una indemnización de 1.000 euros.

La acusación particular ha elevado su petición de indemnización a 6.000 euros, cantidad que según alega se ha impuesto en supuestos similares juzgados anteriormente.

Y ha subrayado que las manifestaciones de Raúl Magni no nos meras opiniones, sino que representan imputaciones «falsas» de presuntos delitos como «prevaricación, malversación y amenazas a trabajadores», que «van más allá» de la libertad de expresión.

Por el contrario, la defensa del exconcejal de IU ha reiterado que se trata de «opiniones sobre la acción política del alcalde, que entiende que »tiene que soportar« en el ejercicio de ese cargo público.

Y ha defendido que, en este caso, prevalece la libertad de expresión, sin que, según ha asegurado este abogado, se haya acreditado el daño que se denuncia para pedir una indemnización. «Es pedir por pedir», ha sentenciado el abogado de la defensa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos