Comida casera, a tamaño industrial

Altra es la empresa encargada de llevar 1.200 raciones de comida al día, directas a la mesa. Cientos de ellas, a El Astillero

Una cocinera trocea carne para la elaboración de uno de los menús./María Gil Lastra
Una cocinera trocea carne para la elaboración de uno de los menús. / María Gil Lastra
Sheila Izquierdo
SHEILA IZQUIERDOEl Astillero

El Ayuntamiento de El Astillero cuenta con un servicio de catering social, del que forman parte cerca de una treintena de usuarios. El departamento de Servicios Sociales sirve de puente entre servicio y receptor para que, día a día, incluyendo domingos y festivos, la comida principal de cada jornada llegue al domicilio, recién hecha, caliente, en contenedores que entregan profesionales que, además, sirven de 'vigías' del bienestar de los usuarios (mayores de sesenta años o personas en situación de discapacidad, entre un amplio abanico). Altra, la empresa que hoy vamos a conocer, es la que se esconde tras este servicio y que también se encarga del catering del colegio Puente, el centro de día San José o del que puntualmente presta el Ayuntamiento de El Astillero.

Las riendas de Altra, la empresa con sede en Nueva Montaña, las lleva Mariano Núñez, la cuarta generación de una familia vinculada a la hostelería. Mariano conoce el oficio. Le corre por las venas. Sabe de cocina, de procesos, de logística... Parece que nada se le escapa. Quizá porque también fue durante una época maestro de cocineros y porque ha dirigido ya varios negocios en la región que de manera irremediable, le llevaron a este, del que viven en la actualidad 28 trabajadores. Lo que está claro es que Mariano vive la cocina y por eso, prefiere hablar de ella y del funcionamiento de su empresa que de sí mismo. No quiere protagonismos.

«Aquí elaboramos la comida a diario y en base a tres criterios: saludable, abundante y variada, conforme a las indicaciones en los menús que realiza un médico nutricionista», comenta Mariano. Dicho de otro modo, de las 1.200 raciones de comida que salen a diario de los fogones de Altra, hay un gran número que responde a peculiaridades específicas (para diabéticos, celiacos, alérgicos..etc). «Trabajamos en gran medida con proveedores que trabajan con productos de Cantabria y puedo asegurar que tenemos la instalación más moderna de toda la región», sostiene orgulloso el director de Altra, mientras enseña qué se cuece hoy entre fogones.

Comida casera

Hay menestra en elaboración. También cremas. Purés. Albóndigas... Por citar algunos platos que irán directos a la boca. Pero, cómo se logra que tras la distribución por toda la región el plato llegue en la temperatura adecuada para consumir? «Gracias a los contenedores isotérmicos que tenemos, que pueden llevar una línea caliente que se conserva a 65 grados o una línea refrigerada», responde el responsable de la empresa. Con ello, la comida que sale de la instalación y se 'coloca' en mesa, horas después, está lista para comer. «Por eso siempre decimos al usuario que no manipule la bandeja antes de disponerse a comer». Así, se conserva a la temperatura que ha de comerse, en el momento que el usuario decida hacerlo.

María Gil Lastra

En los colegios, el dilema no está ahí, ya que los responsables de los comedores son los que se ocupan de elegir el momento. El dilema se encuentra en las peculiares preferencias de los niños. «A menudo, los niños se enrocan en que no les gusta algo. Por ejemplo, las lentejas suelen comérselas sin problema, pero el pescado es otro cantar. Lo importante es enseñarles a comer de todo».

En la actualidad, la empresa presta servicio a cerca de 28 colectivos y entidades de la región. En El Astillero, se ocupa del catering del colegio Puente, el centro de día San José y del que suministra casa por casa el Ayuntamiento, dentro del servicio municipal de catering social. Este verano, además, ha gestionado el servicio de comedor del campamento urbano del Almacén de las Artes y se ha ocupado del catering encargado para la celebración de las fiestas de Nuestra Señora de Muslera.

Para que todo funcione, en Altra los fogones se encienden a las seis de la mañana y, a partir de ahí, empieza el proceso de elaboración de los menús del día. Luego, a partir de las 11.00 horas, empieza la distribución que es, asegura Mariano, el mayor esfuerzo de la empresa. Sin embargo, redunda, en el caso del catering social que va puerta por puerta, en un servicio necesario para las personas que viven solas, ya que es una «garantía» de que todo va bien diariamente en el domicilio. «Estamos en contacto directo con los Servicios Sociales y avisamos de inmediato cuando vemos que algo no va bien, ya sea cuando encontramos al usuario con poco estado de ánimo o con algún problema», asegura el responsable. La prueba del buen funcionamiento de este servicio está en que el Ayuntamiento de El Astillero lleva años depositando su confianza en esta empresa, así como diferentes particulares, que también pueden suscribirse.

 

Fotos

Vídeos