El exportavoz de IU en Astillero condenado por intromisión en el derecho al honor del alcalde

Raúl Magni (en la imagen del círculo), tendrá que abonar 1.500 euros al alcalde de El Astillero, Francisco Ortiz./DM .
Raúl Magni (en la imagen del círculo), tendrá que abonar 1.500 euros al alcalde de El Astillero, Francisco Ortiz. / DM .

El juzgado impone una multa de 1.500 euros a Raul Magni por por los insultos vertidos en una red social contra Francisco Ortiz

DM .
DM .Santander

El Juzgado de Primera Instancia número 6 de Santander ha condenado al exportavoz de IU en Astillero Raúl Magni por intromisión en el derecho al honor del alcalde, Francisco Ortiz (PRC), al haber realizado tres publicaciones en Facebook con expresiones, insultos y afirmaciones sobre el regidor municipal.

En la sentencia, dictada el 27 de noviembre, a la que ha tenido acceso Efe, el juez entiende que las declaraciones de Magni constituyen una intromisión en el derecho al honor del alcalde y condena al demandado a abonar a Ortiz 1.500 euros, más el interés legal, incrementado en dos puntos.

También el juez condena al ex portavoz de IU a publicar en la red social dos fundamentos de la sentencia y el fallo en el plazo de quince días desde su notificación y le impone las costas del juicio.

En sus afirmaciones en la red social, Magni denunciaba «colocaciones a dedo», «maltrato» a trabajadores o la aprobación de obras «sin escuchar al pueblo» y durante el juicio, celebrado el pasado 1 de octubre, el demandado defendió que sus palabras eran «opiniones sobre la acción política del alcalde en el ejercicio de ese cargo público».

También restó importancia a la repercusión de esas manifestaciones, realizadas entre los días 10 y 17 de enero de 2017, al contar con 1.000 seguidores en esa red social.

Ortiz consideró que el contenido de esas afirmaciones no se encontraba amparado en la libertad de expresión y le causó una campaña de desacreditación personal.

Además, le reclamaba 6.000 euros por el perjuicio que esa intromisión le había causado, ya que los comentarios se habían difundido a través de la mayor red social del mundo, lo que le generaba «un importante desprestigio social».

En el juicio, la Fiscalía consideró que las expresiones del ex portavoz «excedían la mera crítica política» y que representaban una intromisión en el derecho al honor del alcalde de Astillero, por lo que solicitó el pago de una indemnización de 1.000 euros.

En su resolución, que no es firme, el juez destaca que las expresiones vertidas por el ex concejal no lo fueron en el marco de una contienda política, ya que el demandante es un personaje público y el demandado no ocupa en la actualidad cargo público alguno.

«No se trata de adversarios políticos ni de un representante sindical que, como tal, vierte sus críticas frente a un alcalde», recoge la sentencia.

El juez entiende como opiniones las afirmaciones referidas a que el alcalde «apruebe obras sin escuchar al pueblo», pero no considera ejercicio de la libertad de expresión manifestaciones como las que aseguran que el primer edil «coloca a dedo a personas con el fin de que se lucren a escondidas con el dinero público» o «trata con malas formas e incluso insulta o amenaza a las personas que no le lamen el culo».

Estas expresiones suponen una acusación de conductas que pueden llegar a ser constitutivas de delito, por lo que el juez añade que «exceden a todas luces» de la crítica y que «menoscaban» el prestigio y reputación personal del primer edil y que, por ello, suponen difamación.

 

Fotos

Vídeos