Una mujer herida grave tras ser golpeada por un tren en el andén de El Astillero

Uno de los trenes averiados de FEVE, parado junto al puente de la ría de Boo /Javier Sainz de la Maza
Uno de los trenes averiados de FEVE, parado junto al puente de la ría de Boo / Javier Sainz de la Maza

La víctima, vecina de Sobremazas, invadió la zona de seguridad y el tren la golpeó en la cabeza con el espejo retrovisor

Susana Echevarría
SUSANA ECHEVARRÍASantander

Una mujer de 57 años ha resultado herida grave este miércoles, en torno a las 15.20 horas, en la estación de FEVE de Astillero tras ser golpeada por un tren en la cabeza. La víctima es una vecina de Sobremazas que se encontraba en el andén esperando al tren que venía de Solares y se dirigía a Santander. La mujer no vio aproximarse al tren y, según fuentes de FEVE, «invadió la zona de seguridad del convoy» que la golpeó en la cabeza. A pesar del impacto recibido, la víctima no perdió la consciencia en ningún momento, según apuntan fuentes policiales. FEVE ha señalado que pudo golpearse con un 'agarradero' exterior del tren o con un espejo retrovisor, situación que están investigando, si bien la Policía Local apuesta porque el impacto fue con uno de los espejos de la máquina.

Minutos después fue atendida por el 061, que se desplazó con un transporte vital avanzado (SVA). Llegó muy rápido debido a que la base del servicio se encuentra frente a la estación de trenes. Tras ser valorada y estabilizada por los sanitarios, la ambulancia trasladó a la mujer al Hospital de Valdecilla, para ser tratada. A la espera del resultado de las pruebas radiológicas necesarias, el pronóstico es grave, según, señalan fuentes del 061.

Se da la circunstancia de que, cuando ocurrió el suceso, había en la estación de Astillero un gran número viajeros, mucho más que otros días a esa misma hora. Dos trenes que cubrían la línea Liérganes-Santander habían sufrido sendas averías lo que hizo que se acumulara mucha gente en el anden, entre pasajeros que tuvieron que bajarse del tren estropeado y aquellos que se iban acumulando porque no había servicio. Todos ellos se encontraban a la espera en el anden de los trenes que iban hacia Santander, donde se produjo el accidente. Además, entre las muchas personas que estaban allí esperando había cierto nerviosismo, ya que según declara un testigo «llevaban esperando casi dos horas a que llegase un tren para llevarnos a Santander». FEVE ha desmentido ese tiempo de espera y señala que la espera media de los pasajeros fue de 30 minutos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos