Los peatones volverán a pasear por el puente sobre la ría de Solía a final de mes

El puente formó parte de la vía férrea Astillero y Ontaneda, entre 1905 y 1973. /Antonio 'Sane'
El puente formó parte de la vía férrea Astillero y Ontaneda, entre 1905 y 1973. / Antonio 'Sane'

Se trata de una emblemática joya de la arqueología industrial que servirá para potenciar el turismo activo entre El Astillero y Villaescusa

Sheila Izquierdo
SHEILA IZQUIERDOEl Astillero

Las obras de rehabilitación del puente de Solía concluirán a finales de este mes. Es el plazo anunciado por el Ayuntamiento de El Astillero para la conclusión de los trabajos que está llevando a cabo el Gobierno de Cantabria sobre la estructura de hierro que une históricamente los municipios de El Astillero y Villaescuesa. El objetivo de estas mejoras es potenciar el turismo activo en la zona y aumentar la comodidad de peatones y ciclistas.

El alcalde de El Astillero, Francisco Ortiz, visitó recientemente las obras, acompañado del regidor de Villaescusa, Constantino Fernández y del representante de la empresa Cannor, Jesús González. Durante su visita, ambos regidores celebraron que tras varios retrasos achacables exclusivamente a la empresa, ésta asegure que los trabajos acabarán en ese plazo y que, por tanto, los vecinos de ambos municipios puedan utilizar el puente. Aprovecharon la ocasión para lamentar los continuos actos de vandalismo que en estos últimos días está sufriendo una obra tan importante para ambos municipios.

El Astillero y Villaescusa solicitaron a la Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio la rehabilitación de la estructura metálica de esta emblemática joya de la arqueología industrial para potenciar el turismo activo en la zona.

Los trabajos tienen un presupuesto de 165.000 euros y una vez concluidos no solo se recuperará el acero deteriorado de la estructura, que tiene 115 años de antigüedad, sino que aumenta la plataforma para comodidad de ciclistas y peatones.

Ortiz detalló que ya han concluido los trabajos de tratamiento superficial y pintura, y también se ha procedido a la sustitución, las pruebas de funcionamiento y la puesta en servicio del tramo de tubería de abastecimiento de agua que atraviesa el puente. A continuación se iniciará la ejecución del tablero de hormigón que ampliará la plataforma de paso.

El puente formó parte de la vía férrea Astillero-Ontaneda entre 1905 y 1973 y en la actualidad se utiliza como vía verde para peatones y ciclistas. La restauración de este puente es fundamental para conectar por medio de carril bici Astillero con Villaescusa y luego, desde Santa María de Cayón, poder ir en bicicleta hasta Ontaneda.

Los trabajos suponen la rehabilitación del acero de la estructura centenaria que requiere un trato especial para que se mantenga lo más parecido al original y conserve su resistencia. El puente quedará iluminado con un tablero más ancho (pasará de un poco más de dos metros a cuatro) para que dé un servicio más cómodo a varias generaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos