Los problemas de saneamiento del Barrio Obrero quedarán resueltos en septiembre

Los problemas de saneamiento del Barrio Obrero quedarán resueltos en septiembre

Además de facilitar a los vecinos una conexión «óptima» a la red de saneamiento, las obras permitirán reducir la presencia de roedores

EP

Los trabajos para renovar las tuberías de saneamiento y acabar con las filtraciones de aguas residuales en el Barrio Obrero de Astillero avanzan según los plazos previstos y en «quince días» quedará «definitivamente resuelto» el problema que sufren desde hace años los vecinos de esta zona.

Las obras que ejecuta Aquarbe, la empresa que gestiona el servicio de agua en el municipio, «mejorarán las condiciones de salubridad» en la zona y «reducirán la posible presencia de roedores», además de facilitar a los vecinos la conexión a la red de saneamiento en unas «condiciones óptimas», informa el Ayuntamiento.

El alcalde, el regionalista Francisco Ortiz, ha visitado la zona donde se ejecutan las obras, acompañado por el jefe de Distribución de Aquarbe, Andrés Argos, que ha explicado los detalles de los trabajos que se están realizando, y la arquitecta municipal, Regina González del Moral, que ha supervisado la marcha del proyecto.

«Se trata de una actuación muy necesaria que dará solución al problema que se arrastraba desde hace muchos años en este barrio debido a la falta de estanqueidad de la red y de las losas que la rodean», ha destacado el regidor.

La sustitución de «una tajea casi 'decimonónica', de más de 60 años de antigüedad», y la nueva red separativa entre aguas pluviales y fecales, «acabará con los problemas de saneamiento y las filtraciones», ha afirmado Ortiz.

«De hecho -ha añadido- aunque la obra no está concluida, algunos vecinos nos han dicho que ya se notan mejoras, porque han disminuido los olores y la presencia de roedores en la zona».

Hasta ahora, en el Barrio Obrero, tanto el saneamiento de las viviendas de los edificios 4 y 6, como del inmueble número 2, donde hay un negocio de hostelería, vertían las aguas fecales a una tajea o alcantarilla formada por losas y piedras no estancas bajo el patio de las viviendas. Esa falta de estanqueidad provocaba filtraciones de las aguas residuales al terreno.

Igualmente, el agua de las bajantes de los tejados, al existir grietas en el hormigón del patio de las viviendas también se filtra al terreno y ha provocado orificios en el solado, lo que favorecía la salida de roedores.

Los trabajos que están próximos a finalizar tienen un presupuesto de 10.000 euros, que se financian con cargo a la partida de inversiones de Aquarbe.

Consisten en la colocación de una nueva tubería de aguas fecales, con acometidas a los edificios 2, 4 y 6, y la instalación de una red paralela para las aguas pluviales, a la que se facilitará que las comunidades de vecinos conecten las salidas de sus bajantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos