«Nuestro pueblo necesita un festival de rock»

:/
:

Sheila Izquierdo
SHEILA IZQUIERDOEl Astillero

Algunos son músicos en activo y otros, pese a su juventud, tienen gran experiencia en el sector. Pablo Gómez, Fernando Güemes, Rubén Bilbao, Roberto San Millán y Javier Lerena son quienes tripulan la asociación 'Astimusic', un colectivo que tiene como rumbo marcar un antes y un después en la consolidación de festivales musicales en el municipio.

-La Asociación Cultural 'Astimusic' tiene un cometido para las fiestas patronales del año que viene. ¿De qué se trata?

-Este es un proyecto que nace desde la necesidad. Nuestro pueblo era una de las referencias musicales de la región y desde hace dos años necesitaba un relevo generacional. 'Astimusic' y el festival 'Alabordaje' lo formamos cinco astillerenses, algunos músicos en activo, otros con una amplia experiencia en el sector.

-'Alabordaje Fest' llega, como ya han comunicado, para cubrir el hueco festivalero que dejó hace años el Azeros. ¿De qué manera pretenden cubrir dicho hueco?

-Varios de los miembros de la asociación hemos colaborado activamente con el Azeros en varias ediciones, conocemos el sector y tenemos muchas ganas de volver a tener un festival de referencia en el pueblo. Tito y Mier (Asociación Azeros Rock) marcaron el camino durante años y mostraron que se puede hacer algo muy grande partiendo desde cero. Nosotros ahora solo tenemos que seguir su manual e intentar, en la medida de lo posible, mejorar lo que ya había.

-¿Han pensado en algún grupo en particular?

-El festival ya lo tenemos prácticamente cerrado a falta de detalles. Hemos pensado en una propuesta variada, nos parecía importante abarcar un espectro musical amplio y creo que lo hemos conseguido. En cuanto a nombres, solo podemos desvelar que al ser la primera edición nos apoyaremos bastante en grupos locales, a los que sumaremos varias bandas de relevancia estatal. Pero sus identidades las conoceréis poco a poco y a su debido tiempo.

-¿Por qué han decidido coger las riendas de este proyecto?

-Era una necesidad y si me apuras una obligación. Cuando finalizó el ciclo de vida del Azeros sabíamos que alguien tenía que coger ese testigo si no queríamos ver morir la escena musical de la localidad. Al final, alguien tenía que dar un paso al frente y por eso hemos creado el colectivo Astimusic. El primer proyecto será el 'Alabordaje', pero no descartamos más proyectos musicales durante el año.

-¿Qué esperan conseguir con esta nueva propuesta musical?

-Básicamente devolver a nuestro pueblo a la lista de citas musicales ineludibles de la región. El Azeros acabó compitiendo de tú a tú con grandes festivales como el Rebujas Rock (San Mateo) o el Beltane Fest (Comillas). Nosotros, desde cero pero con una clara labor continuista, volveremos a estar ahí.

-Hablan de que la revolución necesita música... Parece que vienen pisando fuerte...

-Desde luego las expectativas son altas, si una cosa tuvimos clara desde el principio era que o conseguíamos el apoyo suficiente como para continuar el legado del Azeros o no nos mojábamos. Afortunadamente, tanto el Ayuntamiento, como otras empresas relacionadas con el sector musical, han mostrado su apoyo e ilusión para que este proyecto esté a la altura de las circunstancias.

-Las últimas grandes apuestas de la región no han corrido mucha suerte. Han sido, de hecho, un fiasco ¿Qué piensan de todo esto? ¿Lo consideran justificado?

-Bueno, en cuanto a público para nada han sido un fiasco. El público cántabro demanda música en directo y eso se nota. Tanto los grandes festivales mainstream (Música en Grande, Vive la Feria o Los Conciertos de la Campa), como los más rockeros (Rebujas, Beltane...) han tenido muchísimo público. Otra cosa es que los artistas no hayan dado la talla, pero eso es muy difícil de controlar. A esos artistas los siguen contratando por cachés que multiplican por cinco (o más) todo el presupuesto que vamos a tener nosotros.

-¿Creen que la organización tiene responsabilidad?

-No tenemos datos suficientes como para valorar eso. Pero el que seguro tiene responsabilidad es el artista, unos por no presentarse a la cita, otros por ofrecer un show lamentable. En la mano de las promotoras está que esa gente no vuelva.