Laredo adjudica en un millón de euros la rehabilitación de las piscinas municipales

Las piscinas de Laredo están cerradas al público desde junio de 2015. :: /dm
Las piscinas de Laredo están cerradas al público desde junio de 2015. :: / dm

La UTE Gestión de Infraestructuras Cantabria-Centro Técnico de Construcciones ejecutará las obras, que se prolongarán un año

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

El Ayuntamiento de Laredo ha adjudicado a la UTE (Unión Temporal de Empresas) Gestión de Infraestructuras Cantabria-Centro Técnico de Construcciones, por un importe de 1.005.979 euros (se licitó en 1.169.107) las obras de rehabilitación de las piscinas municipales, cerradas desde junio de 2015.

Tal y como anunció el alcalde de Laredo hace una semana, cuatro han sido las empresas que se han presentado al concurso para reformar la infraestructura pejina: la UTE Arruti Santander-Llorente Electricidad, Ascán, Tamisa y la UTE Gicsa-Ceteco, que ha resultado la adjudicataria por presentar la oferta más ventajosa. La formalización del contrato deberá realizarse antes de quince días, con lo que las obras podrían comenzar en febrero. Hay que recordar que el plazo de ejecución es de un año.

Como ya avanzó este periódico en la planta baja del edificio se ha optado por centralizar el control de acceso en la zona noroeste con el fin de poder fiscalizar con mayor facilidad tanto el acceso de los usuarios habituales como del público eventual. Junto a este control se situarán las zonas de administración y de dirección de la instalación. Por este motivo, se eliminará tanto el ascensor existente, «que incumple la normativa vigente en cuanto a la accesibilidad que marca el CTE (Código Técnico de la Edificación), como la actual escalera principal». Los redactores del proyecto entienden que se consigue una mejora sustancial de la comunicación con la planta superior al diseñarse junto a la zona de control un ascensor con dimensiones optimizadas para su utilización por personas con discapacidad, y que cumple sobradamente las medidas mínimas exigidas. Este ascensor tendrá embarque a 90º para facilitar su utilización en las tres plantas a las que dará servicio. Tanto la pista de squash que está en desuso, como las dos aulas se convertirá en salas de actividades.

Por otro lado, la entrada principal actual, situada en la esquina suroeste del edificio, se convertirá en entrada de personal, localizándose en esta zona, dos vestuarios de personal y una pequeña zona de tratamiento y fisioterapia.