Laredo adjudicará en los próximos días la rehabilitación de la piscina municipal

Las piscinas de Laredo están situadas junto al polideportivo Amavisca. /Abel Verano
Las piscinas de Laredo están situadas junto al polideportivo Amavisca. / Abel Verano

Las obras, que superan el millón de euros, suponen una reforma integral de la cubierta y todo el interior del edificio, cerrado desde junio de 2015

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

El Ayuntamiento de Laredo está a punto de adjudicar las obras de rehabilitación de las piscinas municipales, cerradas desde junio de 2015 ante el riesgo de derrumbe de la cubierta, después de que se cerrara el plazo de presentación de ofertas, registrándose cuatro propuestas. Este periódico ha tenido acceso al proyecto que se acometerá, que está presupuestado en 1.169.107 euros aunque cuando se adjudique la cantidad final probablemente sea inferior, con un plazo de ejecución de un año.

En la planta baja del edificio, se ha optado por centralizar el control de acceso en la zona noroeste con el fin de poder fiscalizar con mayor facilidad tanto el acceso de los usuarios habituales como del público eventual. Junto a este control se situarán las zonas de administración y de dirección de la instalación.

El dato

1,1
millones de euros es el presupuesto por el que han salido a concurso las obras de rehabilitación de la piscina.

Por este motivo, se eliminará tanto el ascensor existente, «que incumple la normativa vigente en cuanto a la accesibilidad que marca el CTE (Código Técnico de la Edificación), como la actual escalera principal». De esta forma, los redactores del proyecto entienden que se consigue una mejora sustancial de la comunicación con la planta superior al diseñarse junto a la zona de control un ascensor con dimensiones optimizadas para su utilización por personas con discapacidad, y que cumple sobradamente las medidas mínimas exigidas. Este ascensor tendrá embarque a 90º para facilitar su utilización en las tres plantas a las que dará servicio.

La pista de squash que está en desuso y las dos aulas se convertirán en salas de actividades

Junto al nuevo ascensor se situará una nueva escalera de eje rectilíneo que desembarcará en la planta primera junto a los accesos de los nuevos vestuarios. Este nuevo núcleo de comunicación, motivará la demolición de los aseos actuales, situados en la planta baja entre las aulas y la pista de squash, cuyo uso «no consideramos en ningún caso fundamental». Para compensar esta eliminación se proyectan unos aseos de cortesía en la zona en la que en la actualidad se sitúan las taquillas.

Se mantiene no obstante la escalera para público actual y que con la nueva ubicación del control de acceso permite una vigilancia perfecta de los movimientos del público asistente a las distintas competiciones a celebrar. Tanto la pista de squash que actualmente está en desuso, como las dos aulas se convertirá en sendas salas de actividades.

Por otro lado, la entrada principal actual, situada en la esquina suroeste del edificio, se convertirá en entrada de personal, localizándose en esta zona, dos vestuarios de personal y una pequeña zona de tratamiento y fisioterapia.

Se mantendrá la comunicación con la zona de instalaciones desde el área de personal, con el fin de facilitar las labores de mantenimiento de la instalación al personal que lo desarrolle.

En el caso de la primera planta del edificio, los redactores del proyecto proponen la demolición de toda la zona de vestuarios y la construcción de una nueva zona de forjado sobre las pista squash existente y sobre el hueco producido por la demolición de la escalera principal antes mencionada.

En esta planta se proyectan dos vestuarios para adultos y otros dos para niños con unas dimensiones superiores a las existentes en la actualidad y con unas circulaciones más claras en lo que a circuitos seco-húmedo se refiere. Todos estos vestuarios se dotarán de taquillas y bancos en proporción suficiente para su correcto funcionamiento.

En la zona de distribución situada donde actualmente está el bar, a la que se accede a través del nuevo núcleo de comunicación vertical, se sitúan dos módulos de aseos-vestuarios para personas con discapacidad. Estos módulos tendrán acceso directo al ámbito de las piscinas.

Planta bajo cubierta

En la planta bajo cubierta, la actual zona de relax existente se dejará sin uso en esta fase, siendo sustituida posteriormente por una zona de bar con visión directa sobre el ámbito de las piscinas. A esta planta se accederá tanto a través de la escalera de público, como del nuevo ascensor diseñado.

Como se recordará, para sufragar los gatos de esta actuación el Ayuntamiento de Laredo ha recibido dos subvenciones de 200.000 y 500.000 euros procedentes del Gobierno de Cantabria, cuya Consejería de Deportes se comprometió a costear la obra íntegra y así dice que será, aunque recientemente tanto el consejero Francisco Mañanes como la directora general de Deportes, Gloria Gómez, han señalado que hasta que no comiencen las obras no está previsto que se concedan más partidas económicas.

 

Fotos

Vídeos