«La pasarela es espectáculo y lo que se ve allí no siempre llega a la calle»

«La pasarela es espectáculo y lo que se ve allí no siempre llega a la calle»

El laredano vuelve a estar entre los diez diseñadores de moda que competirán por el premio 'Getxo Moda 2018'

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

El diseñador laredano Fernando Arce, conocido en la villa por interpretar el papel de Carlos V los dos últimos años, se ha vuelto a colocar, un año más, entre los diez diseñadores que competirán por el premio 'Getxo Moda 2018', la Semana de la Moda de referencia en Euskadi y en el norte del Estado. La 33 edición de Getxo Moda se celebrará durante la semana del 30 de abril al 4 de mayo.

–Dentro de un par de semanas tiene una cita en la final del certamen 'Getxo Moda 2018', ¿qué expectativas tiene?

–De naturaleza soy optimista y creo que mis opciones siempre son buenas. Aunque según se aproxima la fecha en ocasiones me entran dudas. Quiero soñar, que no decaiga el ánimo y a la vez ser realista. Sé que será reñido.

–Es el segundo año que se cuela entre los diez finalistas, ¿cómo lo acoge?

–Es algo muy satisfactorio. Ser finalista dos años consecutivos hace que sienta que mis ideas son acertadas y que voy por el buen camino.

–¿Cómo fue la experiencia del año pasado?

–Aunque fue positiva y me sirvió de experiencia, terminar mi formación y a la vez compaginarlo con mi participación en el certamen de Getxo Moda fue complicado. Hizo que en ocasiones me sintiese desbordado, era la primera vez que me enfrentaba a algo así y todo requiere un aprendizaje.

–¿Es muy alto el nivel de sus rivales?

–Supongo que sí. Salvo el trabajo de Eduardo Loreto, finalista con el que coincidí en la pasada edición, no conozco los trabajos del resto de finalistas. Por otra parte, siento curiosidad y a la vez no quiero saber. Si están ahí es por algo y en esta ocasión somos rivales.

–¿Por qué cree que ha vuelto a ser seleccionado para una nueva final de este concurso?

–Quiero creer que es por mi trabajo, por mis ideas, por el modo de plantearlas y desarrollarlas. Con mi colección he querido contar una historia que tuviese algo de mí. Supongo que si he logrado hacerlo ver, ese habrá sido el motivo.

–¿Qué se necesita para ganar?

–Para comenzar creo que es fundamental tener confianza e ilusión en uno mismo y ser capaz de trasmitirla. Una vez dicho esto y demostrada tu capacidad entran en juego otros valores que ya no controlas. La decisión es del jurado y no todos compartimos los mismos criterios. Lo que para ti es acertado no significa que también lo sea para resto. Por otra parte hoy en día pienso que el apoyo recibido por las redes sociales es fundamental. Creo que no sólo se valora el aspecto de tus diseños, también el grado de aceptación y las ganas que tienes de abrirte un hueco en este campo.

–¿Qué propuesta llevará este año?

–Este año presento una colección que tiene por nombre ZIP, la cremallera, cuya razón de ser es unir dos partes de una pieza y simboliza el estado de los vínculos afectivos y está presente en un gran número de elementos que rodean nuestra vida cotidiana. Nos hemos habituado tanto a ella, que no nos percatamos de su presencia en innumerables objetos, desde el acto de cerrar un pantalón hasta el de guardar el ordenador portátil en su maletín. Sin duda, además de imprimir cierto aire callejero y de añadir una dosis justa de modernidad y rebeldía, indica comodidad, sentido práctico y, sobre todo, utilidad. Abre una puerta a la imaginación.

–¿Puede dar algún detalle más?

–Es una colección femenina confeccionada en tejidos sostenibles que se inspira en la rebeldía. Consecuencia de los tiempos difíciles que corren y que hacen que se rompan los cánones, que se busquen nuevos líderes, modelos e inspiraciones, está repleta de espejismos e ilusiones que confunden el día con la noche, el invierno con el verano y la realidad con la ficción. A partir de esta reflexión surgen combinaciones explosivas de colores que trasmiten energía y vitalidad: el amarillo yema, el verde apagado, el azul divino o el naranja oxidado, enfrentados al negro, conforman una colección colorista.

«Ser finalista dos años seguidos hace que sienta que mis ideas son acertadas y que voy por el buen camino»

–¿Cuánto tiempo le ha llevado confeccionar esta colección?

–Hay diferentes modos de afrontar este reto. Está quien primero, con tiempo, confecciona una colección y después busca el modo de mostrarla, o cómo es mi caso, primero redacto el proyecto, mi propuesta de colección y después, una vez publicado, si estás entre los finalistas, confeccionarla y llevarla a cabo.

–¿Y qué es lo que más cuesta: la idea o la ejecución?

–Lo que más cuesta es tomar la decisión. Ideas tienes muchas, encontrarlas sentido y decidirte por la que consideras acertada es lo más difícil. A partir de ahí, una vez tomada la decisión, el proceso fluye con facilidad.

–¿La ropa que llevan a estos certámenes luego se comercializa? ¿Dónde?

–Primero debo señalar que la pasarela es espectáculo y que no siempre lo que se ve en ella llega a la calle. La pasarela es el escaparate de un laboratorio generador de tendencias, lo que la convierte en una tarjeta de presentación del diseñador. A partir de ahí surgen diversas opciones. Estos certámenes son seguidos por gentes del sector ávidas de descubrir y en algunos casos también de apoyar nuevos talentos. Por lo que la colección puede ser comprada, comercializada o puedes recibir alguna propuesta o encargo. En el caso de la colección que he presentado en esta ocasión, diseñada ex profeso para el concurso, tendrá algo más de recorrido. En el mes de junio, dibujos, figurines, patrones y prototipos de los diseños serán motivo de una exposición en la Sala Rúas de Laredo. Se verá el material utilizado en su creación.

–¿Quién es su referente en el mundo de la moda?

–Sin lugar a dudas mi referente es Cristóbal Balenciaga. Su prestigio como modisto traspasó todas las fronteras y muchos de sus diseños hoy en día continúan siendo actuales. Es considerado el maestro, el arquitecto de la 'Alta Costura', el auténtico 'couturier', esto significa que dominaba todo el proceso, desde el diseño a la confección completa de una prenda y que la hacía única. Según sus propias palabras, «un modisto debe ser arquitecto para los planos, escultor para las formas, pintor para el color, músico para la armonía y filósofo en el sentido de la medida».

Temas

Laredo, Moda
 

Fotos

Vídeos