Cabañes tiene cerrado su albergue por la falta de llegada de peregrinos

El consejero de Turismo, Francisco Martín, durante la inauguración de las obras en febrero./P.A.
El consejero de Turismo, Francisco Martín, durante la inauguración de las obras en febrero. / P.A.

El espacio acaba de ser renovado, pero su antiguo gestor y el Ayuntamiento achacan el problema a un déficit de gestión y a una especie de boicot a la ruta original a Santo Toribio

Pedro Álvarez
PEDRO ÁLVAREZPotes

El albergue de peregrinos de Cabañes (Cillorigo de Liébana) lleva meses cerrado, antes incluso de la inauguración de su remodelación el pasado mes de febrero. El motivo principal es la falta de clientela, o eso es al menos a lo que lo achaca un exgestor de este espacio, Wences Rodríguez, quien también apunta a la existencia de una especie de boicot a la ruta oficial del camino lebaniego que discurre por la pequeña localidad hasta el Monasterio de Santo Toribio. El alcalde de Cillorigo, Jesús Cuevas, coincide con Rodríguez en que no se está gestionando correctamente la llegada de peregrinos a la comarca.

«Existe una campaña negativa por parte de personas que, por medio de pintadas en el camino, o por cambios en la dirección de las flechas orientativas, están impidiendo que los peregrinos pasen por este lugar y elijan un recorrido más corto y alternativo que, desde el pueblo de Lebeña llega a Castro Cillorigo, por lo que cambian el recorrido oficial», explicaba el joven empresario, antiguo gestor de este espacio, que actualmente dirige el albergue 'Horizontes', que también se encuentra en este pueblo y que atiende principalmente a centros educativos, para que estos conozcan y disfruten de este entorno privilegiado.

«No cabe duda de que el tramo del camino lebaniego entre Cicera y Cabañes es duro y hay que salvar fuertes desniveles, pero si muchos peregrinos no lo están realizando, los responsables deberán plantearse cambiar el recorrido. Además, hay muy poca información complementaria», añadía Rodríguez, como motivo principal por el que esta Junta Vecinal lebaniega no pueda sacar rentabilidad a un espacio que acaba de ser remodelado, y en el que se han invertido más de 50.000 euros de las arcas regionales. Pese a todos estos inconvenientes, el empresario local opina que, una vez que se ha arreglado el albergue, «es necesario que salga a subasta para dar un servicio tan necesario».

Por su parte, el alcalde de Cillorigo de Liébana, Jesús Cuevas, coincide con él en que el problema es que no existe una correcta gestión de la llegada de peregrinos a la comarca por la «ruta oficial». Como ejemplo, explica que los postes con wifi que se colocaron «y supusieron una importante inversión, no funcionan», a lo que se suma que ni el albergue de peregrinos de Cabañes ni el de Santo Toribio están abiertos.

En el caso del de Potes, la instalación sí que está abierta pero otro problema es que «no cuenta con personal directo que lo atienda» por lo que surgen dificultades para utilizarlo cuando los peregrinos llegan por la tarde, ya que la gestión depende del Centro de Estudios Lebaniegos y éste echa el cierre.