Los empresarios de Liébana reclaman la creación de un parque empresarial

Zona de La Pedreña, en Cillorigo de Liébana, en la que se proyectaba instalar el parque empresarial. / P. Á.
Zona de La Pedreña, en Cillorigo de Liébana, en la que se proyectaba instalar el parque empresarial. / P. Á.

Aeval asegura que «es la única posibilidad para generar y sostener la actividad económica y fomentar empleos estables y de calidad»

Pedro Álvarez
PEDRO ÁLVAREZPotes

La Asociación de Empresarios y Autónomos del Valle de Liébana (Aeval) ha acordado en su última reunión solicitar al Gobierno de Cantabria y a los ayuntamientos de Liébana que salgan de las urnas el próximo domingo, que asuman el proyecto de creación de un parque empresarial en la comarca y que «sean ellos quienes acometan la iniciativa, dando los pasos administrativos e invirtiendo lo necesario para poner suelo urbanizado a disposición de las empresas y autónomos», siendo conscientes de que «esta es la única posibilidad para la implantación de negocios y empresas en la comarca, para generar y sostener la actividad económica y el fomento de empleos estables y de calidad».

El parque empresarial se pretendía instalar en terrenos de La Pedreña, entre Ojedo y Aliezo, en el municipio de Cillorigo de Liébana, pero contó con el rechazo de vecinos y propietarios, así como del Ayuntamiento, que consideraban que su emplazamiento no era el adecuado por el impacto ambiental que crearía, al estar ubicados los terrenos en la entrada natural de la Liébana.

Los empresarios consideran ahora que «al no existir apoyo para la creación del parque por parte de la Administración, hemos renunciado a seguir invirtiendo más tiempo y dinero, ya que tanto los ayuntamientos de Liébana como el Gobierno regional ni siquiera se han posicionado a favor de la iniciativa» y recuerdan que «a esta situación se llega después de que la Asociación, a falta de la iniciativa pública en Liébana, presentara un proyecto de parque empresarial en emplazamiento que aprobó el Gobierno de Cantabria en el año 2011, con su declaración de Proyecto de Interés Regional, pero sin apoyos ni ayudas, sin prácticamente iniciar el trámite administrativo, por lo que nos hemos visto obligados a renunciar, perdiéndose así la posibilidad de futuro para 30 empresas y autónomos del valle y la creación de 125 empleos, en un área con un alto nivel de despoblación y demográficamente envejecida».

Los empresarios reconocen que «es urgente dar respuesta a las necesidades de empleo estable para fijar población», así como para acabar con el «chabolismo industrial», advirtiendo de que «las pocas empresas que quedan y los autónomos se están marchando, pues no se dan las condiciones para un mínimo desarrollo empresarial».

Además, desde el colectivo empresarial lebaniego insisten en que «en la actualidad no existen incentivos ni la posibilidad de que la juventud del valle se pueda incorporar al trabajo de actividades productivas o empresariales, por falta de suelo urbanizado en la zona, desapareciendo las empresas y con ello el empleo estable, por lo que en poco tiempo sólo quedará el empleo turístico estacional, la Residencia de la Tercera Edad y los ayuntamientos subvencionando trabajo esporádico no cualificado, siempre con cargo a fondos públicos».

Temas

Potes