La fiesta en honor de la patrona de Liébana se celebró en su santuario al pie de Peña Sagra

La Virgen de la Luz es llevada en andas por los devotos alrededor de su santuario al pie de Peña Sagra. /Pedro Álvarez
La Virgen de la Luz es llevada en andas por los devotos alrededor de su santuario al pie de Peña Sagra. / Pedro Álvarez

Abel Martínez recibió una placa como Cofrade Mayor de la Hermandad de la Virgen de la Luz

PEDRO ÁLVAREZAniezo

Cientos de devotos y romeros subieron hoy hasta el santuario de la Virgen de la Luz, al pie de Peña Sagra, donde se celebró la fiesta en honor de «La Santuca», patrona de Liébana. En coche desde Luriezo o andando, en bicicleta o en moto, desde Somaniezo, Torices, Bedoya, Polaciones o Lamasón, en un día magnífico, se inició la jornada festiva con un campeonato de aficionados en la bolera junto a la ermita, que ya se ha convertido en una tradición.

A las 13.00 horas, en la explanada del santuario se inició la misa solemne, oficiada por el párroco, Elías Hoyal, que concelebró conBenito Velarde. A un lado del altar, en andas procesionales, la imagen de la Virgen de la Luz. Integrantes del coro Torre de Obeso, participaron con sus canciones en la celebración. Al concluir la misa, el vecino de Aniezo, Abel Martínez, fiel devoto de la Virgen y participante en todas las celebraciones anuales, recibió la placa de Cofrade de Honor de la Hermandad de la Virgen de la Luz, que le había sido concedida el pasado 1 de mayo en asamblea extraordinaria. La placa la recibió de manos de Francisco González, presidente de la Hermandad. Abel, muy emocionado, dio las gracias y dijo sentirse muy feliz al ver el gran número de personas que se encontraban celebrando la fiesta en el santuario.

Seguidamente, la imagen de la patrona de Liébana fue trasladada en andas procesionales alrededor del santuario, para ser introducida en la ermita, donde se cantó la Salve y se besó la medalla de la imagen.

A la fiesta asistieron los alcaldes de Cabezón de Liébana, Potes y Escalante, así como el presidente de la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia, y la diputada del PP, Isabel Urrutia

Después de la comida campestre, hubo juegos infantiles en la bolera, dirigidos por«Sal y Pimienta», con globos y tiro de la cuerda para todas las edades. A las 16.30 horas, se rezó en la ermita el rosario a la Virgen y poco a poco devotos y romeros regresaron de nuevo a sus hogares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos