El fugitivo de Liébana declara en el cuartel de San Vicente