El Gobierno convierte en zona verde el vertedero de un monte próximo a Potes

Izquierda: Antiguo vertedero. Los residuos se amontonaban en la ladera del Viorna. Derecha: Espacio recuperado. En la zona se ha realizado una hidrosiembra. /
Izquierda: Antiguo vertedero. Los residuos se amontonaban en la ladera del Viorna. Derecha: Espacio recuperado. En la zona se ha realizado una hidrosiembra.

MARE construye una planta de almacenamiento de residuos en Tama que gestionará 850 toneladas al año

PEDRO ÁLVAREZ POTES.

En los últimos días han terminado los trabajos de sellado del antiguo vertedero de inertes que la villa de Potes tenía desde hace años en la ladera del monte Viorna, en el lugar conocido como Palumbierzo. Los trabajos de sellado y restauración del antiguo vertedero, realizadas por MARE, han supuesto una inversión de 300.000 euros.

A finales del pasado año, Eva Díaz Tezanos, vicepresidenta y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, presentaba el proyecto de sellado y restauración del antiguo vertedero de inertes, visitando junto con Javier Gómez, alcalde de Potes y Secundino Caso, alcalde de Peñarrubia, la zona afectada. En aquel momento, Díaz Tezanos, señaló que «el Gobierno de Cantabria cumple un compromiso con la comarca de Liébana, no solo por la clausura del vertedero, sino también por proporcionar una alternativa que no sea gravosa para los vecinos o empresas que lo vayan a utilizar. De esta forma se avanza igualmente cumpliendo con la normativa europea de vertederos incontrolados o ilegales». En aquel momento, el regidor de Potes calificó la obra como «la más importante de esta legislatura, no solo por la clausura del vertedero, sino por buscar una solución alternativa y evitar así la proliferación de los vertederos incontrolados».

Los trabajos de sellado y restauración del antiguo vertedero han consistido en adaptar y cubrir el terreno afectado con el fin de homogeneizar y regularizar la superficie donde se encontraba, sirviendo de base para el cubrimiento general del sellado. Tras esta primera fase, se aplicó una barrera impermeable, una capa drenante y una cubierta de suelo vegetal que sirve de base para el arraigo de la restauración de la pradería. Finalmente, se ha ejecutado una hidrosiembra y se ha procedido al cierre por medio de una valla de dos metros de altura y de varias portillas de todo el perímetro que abarca la zona afectada.

Los trabajos de sellado han supuesto una inversión de 300.000 euros

El alcalde de Potes, Javier Gómez, que ha seguido las actuaciones llevadas a cabo en el antiguo vertedero, al finalizar éstos ha querido resaltar «la importancia que tiene este proyecto, felicitarnos por el resultado final del mismo, que ya podemos disfrutar todos los vecinos de la villa, y mostrar mi agradecimiento a MARE por el cariño y buen gusto con que han desarrollado el p royecto del sellado de este antiguo vertedero».

El regidor de Potes puntualizó también que «la obra del sellado con la cubierta de láminas que conlleva, no permite poder plantar vegetación con especies de raíces grandes, pero sí césped, que irá apareciendo con fuerza». Igualmente manifestó que «nos plantearemos la instalación en la zona de elementos de mobiliario urbano con el fin de poder permitir un mayor disfrute de todas las personas que se acerquen hasta este gran espacio regenerado y recuperado».

15 toneladas de residuos semanales pueden depositar las empresas en la nueva planta de almacenamiento

Depósito temporal

Paralelamente a esta actuación, el Gobierno de Cantabria, con el fin de buscar una alternativa al vertedero que ahora ha sido clausurado, está construyendo en la localidad de Tama, en el municipio de Cillorigo de Liébana, una instalación de almacenamiento temporal de residuos de construcción y demolición. En este proyecto, que ejecuta MARE, el Gobierno invertirá cerca de 60.000 euros. Esta instalación gestionará alrededor de 850 toneladas anuales de materiales entre hormigón, ladrillos, tejas o cerámica. Todas las empresas profesionales del sector de la construcción y de la demolición, pueden depositar un máximo de 15 toneladas de residuos semanales y para los particulares, la cantidad estimada es de 0,45 toneladas diarias.

El alcalde de Cillorigo de Liébana, Jesús Cuevas, ha mostrado su satisfacción por una obra que considera «imprescindible para la comarca, ya que de esta forma no se tirarán los residuos de la construcción en caminos o pueblos. Sin duda dará un gran servicio, y en el momento en que esté concluida estará una persona en las instalaciones, que se encuentran en el lugar que ocupa la depuradora, para poder clasificar todos los materiales que llegan».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos