El Gobierno regional entrega a Cillorigo la Casona de Sotama

La Casona de Sotama ya es de propiedad municipal. /Pedro Álvarez
La Casona de Sotama ya es de propiedad municipal. / Pedro Álvarez

El pleno acordó la cesión de las antiguas escuelas de Tama para que se instale la Guardia Civil mientras duren las obras del cuartel de Potes

Pedro Álvarez
PEDRO ÁLVAREZPotes

El alcalde de Cillorigo de Liébana, Jesús Cuevas, informó en el último Pleno que el Consejo de Gobierno de Cantabria ha acordado que la cesión de las instalaciones de la Casona de Sotama, sede actual del Ayuntamiento, y los edificios anexos, constituidos por cuadras y pajares, deje de tener una vigencia temporal y pase a tener un carácter permanente.

La Casona de Sotama había sido cedida al Ayuntamiento por acuerdo del Consejo de Gobierno en 1991 por un periodo de 50 años para que fuera destinada a oficinas municipales, mientras que el resto de instalaciones se utilizarían para usos y servicios públicos.

En septiembre del pasado año, el Ayuntamiento de Cillorigo de Liébana solicitó que la cesión de uso a su favor de la Casona de Sotama y la mutación demanial de las instalaciones anexas, dejasen de tener la vigencia temporal para tener carácter permanente, en tanto que el Ayuntamiento destinase las instalaciones a los servicios que le eran propios como Casa Consistorial, actividades y usos públicos, almacenes y garajes municipales.

Cesión a la Guardia Civil

De forma unánime, el Pleno de Cillorigo acordó la cesión gratuita y por el plazo de dos años, el tiempo necesario, de las antiguas escuelas de Tama y la antigua vivienda del médico, actualmente sin uso, a la Guardia Civil mientras se lleven a cabo las obras de rehabilitación del cuartel de Potes, con el objeto de instalación provisional de las dependencias de la Benemérita en la comarca.

Asimismo, en la sesión plenaria se tomó el acuerdo, también por unanimidad, de solicitar una entrevista con técnicos del Ministerio de Fomento, con el fin de ampliar la entrada a la localidad de Castro Cillorigo desde la N-621, situada a la izquierda de la carretera en dirección a Santander, por estimar que los otros dos accesos al pueblo son peligrosos y ya han causado varios accidentes.