Normalidad y paciencia tras dos días de corte total en El Desfiladero

Los obreros trabajan en la nueva pasarela de Lebeña. / Antonio 'Sane'

«Los vecinos lo asumen con resignación. Saben que van a tardar algo más en hacer sus desplazamientos, pero también están ilusionados porque por fin están en marcha las obras»

Susana Echevarría
SUSANA ECHEVARRÍASantander

En Lebeña un grupo de obreros y técnicos trabaja a destajo en las obras de construcción del nuevo puente, el primero de los cuatro que se van a mejorar en el Desfiladero de La Hermida, de acuerdo al plan del Ministerio de Fomento. Y por este motivo la carretera N-621, la que comunica Panes con la comarca de Liébana estdá sufriendo cortes puntuales que se han hecho permanentes, desde el pasado lunes y hasta este viernes al mediodía. Un corte total durante cinco días que está trastocando un poco la vida de los vecinos de todos los municipios afectados. A partir del pueblo de La Hermida ya no se puede pasar. Un obrero detiene a todos los coches que intentan seguir. Los desvía por Peñarrubia hacia Puentenansa. Y allí se toma la CA-281 que llega a Piedrasluengas atravesando el puerto del mimo nombre. Es la carretera alternativa que tienen que recorrer estos días los vecinos de Potes, Lebeña y otras localidades lebaniegas más allá de La Hermida. 40 minutos más de camino que si fuesen atravesando el sesteante Desfiladero, «igual 45 si vas despacio», pero sirve para solventar una situación tan excepcional como esta.

Ver fotos

Jesús María Cuevas, alcalde de Cillorigo de Liébana, contesta la llamada telefónica de este periódico y cuenta que acaba de llegar a Santander. «Desde Ojedo he tardado justo dos horas. Un poco largo, pero bueno, bien, como el tiempo es bueno, no hay problema», comenta.

El alcalde está satisfecho, porque se ha solucionado «lo del tema de salir a Liébana la gente de Lebeña». Cuenta que los obreros han quitado una marquesina y han hecho un carril y así se apañan durante toda esta temporada. Hasta que la nueva pasarela esté construida, que según Fomento puede ser a mediados de febrero.

Cuevas dice que estos dos días que el Desfiladero ha estado cortado no se ha producido ninguna urgencia destacable, ni ninguna incidencia. «Los vecinos están tomándoselo con mucha paciencia».

El mismo tono usa Francisco Javier Gómez. alcalde de Potes, cuando habla de estos dos días de corte total de La Hermida. «Como todo se ha anunciado con antelación y la gente ya estaba avisada de lo que iba a suceder cuando cortasen el Desfiladero pues la gente se lo está tomando con mucha normalidad. La gente va y viene por Piedrasluengas y aunque tarda algo más sabe que esto es provisional».

El alcalde de Potes explica que en estos dos días no ha habido ninguna urgencia grave y que todos los habitantes de Potes han salido y entrado en la localidad y en los pueblos cercanos a través de la CA 281. «Los vecinos lo están tomando con mucha normalidad y también con la ilusión de ver como las obras, tan demandadas por todos, están en marcha y a buen ritmo. Lo de cortar el Desfiladero es un mal asumido, pero es por una buena causa», declara.

Gómez cree que mientras el tiempo sea bueno no habrá ningún problema. «Y si el tiempo se pone malo -así lo anuncian las previsiones a partir de este jueves- pues hay un protocolo para reforzar la maquinaria de limpieza de la carretera alternativa (la de Piedrasluengas) en caso de nieve para mantener la carretera abierta y para atender las emergencias», explica el alcalde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos