Viñón, a la sombra de la tecnología

Miguel Ángel Gómez, junto a todos los aparatos que tiene para poder dar servicio a su establecimiento. / P. A.
Miguel Ángel Gómez, junto a todos los aparatos que tiene para poder dar servicio a su establecimiento. / P. A.

Las dificultades para conectarse a todo tipo de redes frena el desarrollo del pueblo

PEDRO ÁLVAREZ VIÑÓN.

La localidad de Viñón, en el municipio de Cillorigo de Liébana, es uno de los núcleos rurales donde los vecinos tienen que vivir con múltiples inconvenientes, que hacen muy difícil el día a día. Al problema del desprendimiento de tierras, que ya fue acometido hace tiempo, se une el de las conexiones, como la línea telefónica, internet o la televisión, que continuamente dan averías, por encontrarse la localidad en una 'zona de sombra', por lo que los vecinos reclaman un servicio que consideran «básico y necesario».

Miguel Ángel Gómez, presidente de la Junta Vecinal y propietario de la posada rural 'Casa Reda', no ha cesado durante estos años de denunciar los inconvenientes que tienen que afrontar y, dado que los problemas persiste, ya no sabe «qué hacer». «Debido a estar el pueblo en zona de sombra, colocaron una antena parabólica para poder ver la televisión y en su día nos subvencionaron tres decodificadores, necesarios para poder ver los canales. Entonces, la instalación del cableado desde la parabólica hasta casa fue muy costoso. Si los aparatos funcionan correctamente, nuestros clientes sólo pueden ver tres canales de televisión, que son los que se ponen para todas las habitaciones de la posada desde el salón del establecimiento, donde están centralizados todos los aparatos y gran número de cables. Es una auténtica chapuza, ya que debido a las frecuentes sobrecargas, los decodificadores se estropean. Ya se nos han averiado varias veces y actualmente tenemos dos inutilizados, por lo que hemos tenido que poner el de nuestra propia vivienda, para que los clientes puedan ver al menos dos canales de la televisión», dice.

Pero los problemas en Viñón van un poco más allá. El pedáneo se ha puesto en contacto con responsables de Telecomunicaciones para dar a conocer su problema y su respuesta ha sido de que «si quiero poner nuevos decodificadores ya no son subvencionables porque no lo permite la Comunidad Europea, y por tanto me han dicho que los tengo que adquirir yo». «Me parece una auténtica tomadura de pelo. Ya era una chapuza el tener la desgracia de estar en zona de sombra, pero que el resto de vecinos de otros pueblos de la comarca tengan acceso a las tecnologías sin gastar dinero y que nosotros tengamos que pagar ese servicio, es increíble. Si así van a funcionar las anunciadas ayudas al mundo rural, en nuestro caso puedo decir bien alto que nos sentimos discriminados y además apaleados», denuncia con rotundidad.

Jesús Cuevas, alcalde del municipio, es sabedor del problema que tienen los vecinos de Viñón y reconoce que «he mantenido varias conversaciones con la Consejería de Industria y con la Dirección General de Comunicaciones, haciéndoles saber la necesidad que tienen los vecinos de mejorar en algo tan fundamental y básico como son las nuevas tecnologías, pero en su día nos dijeron que solucionarían el problema de telefonía móvil y de internet, que tienen tanto Viñón como Bejes y han pasado ya quince años y seguimos igual o peor que entonces».

Con respecto al caso del vecino que cuenta con negocio de hostelería en Viñón, Cuevas, entiende su enfado «porque no le funciona absolutamente nada y tiene que dar un servicio básico a sus clientes para que puedan acudir a la posada. Tiene problemas con el móvil, con la conexión con internet y para colmo de males, se une el que los clientes sólo pueden disfrutar de uno o dos canales de televisión, porque se estropean los decodificadores y ya no se les subvencionan, teniéndolo que pagar él si quiere ofrecer el servicio. Desde luego esta no es la forma más adecuada de frenar el descenso demográfico en los pueblos del municipio», concluye el regidor.