Más de 1.500 Km en tractor hasta Comillas

Gunther Bornefeld, de 74 años recorre grandes distancias con su tractor por media Europa/Javier Rosendo
Gunther Bornefeld, de 74 años recorre grandes distancias con su tractor por media Europa / Javier Rosendo

Un alemán de 74 años recorre la distancia entre la ciudad germana de Colonia y la villa modernista con su tractor unido a una caravana

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEA

Cada vez que el ciudadano alemán Gunther Bornefeld aparece en la plaza de algún pueblo con su tractor, de manera que no se sabe si es él el que lleva al aparato o al revés, se produce un gran revuelo. No es por su pelo blanco y sus cejas pobladísimas, que también, sino porque este hombre ha recorrido los más de 1.500 kilómetros que separan la ciudad alemana de Colonia hasta Comillas, donde se ha dejado caer este jueves, en un tractor al que va unida una caravana, su casa. Y entre los flashes de las cámaras que este jueves le apuntaban en la plaza de Tres Cantos de Comillas mientras buscaba un mecánico que le arreglase el tractor «because this is very important for me» (porque es muy importante para mí), sacó tiempo para contar que no es el primer verano que pasa viajando, que el año pasado se recorrió en el mismo tractor la costa de Reino Unido y el anterior, buena parte de Europa.

La proeza responde a un sentimiento, que en un principio se parece a la pena, pero luego torna en esa necesidad que se tiene a veces de cambiar algo en la vida de uno. Y ahí entra el municipio de Comillas, ya que la llegada de este alemán a este pueblo no es casualidad. Gunther solía viajar a la villa modernista todos los veranos con su mujer y sus hijos en los años noventa. «Nos encantaba el camping, porque era diferente a otros campings de otros lugares de España». En el cambio de siglo, así lo explica él, su mujer falleció y con los años, sus hijos se hicieron mayores. Ahí sintió este hombre que necesitaba hacer algo y les planteó a sus descendientes su plan de viajar en un tractor unido a una caravana. «Me dijeron que hiciera lo que realmente quisiese, pero que volviera». Y así lo ha hecho. Ahora de nuevo se queda en el camping de Comillas, por unos diez días. Tenía intención de seguir hasta Portugal, pero dice que volverá a Colonia. Ha hecho parada en Donostia y al lado de una gasolinera en Castro Urdiales.

Javier Rosendo

¿Qué por qué en tractor? Pues porque cuando era joven, y universitario (estudió Historia) viajaba por todo el mundo con una bicicleta y una tienda de campaña, y ahora está demasiado mayor para ir en bicicleta (apunta en un papel que tiene 74 años nada más sentarse en la mesa delante de un café). Nunca ha ido en avión y con el tractor «yo estoy dentro del propio paisaje y disfruto más de las cosas». Esta mimetización con el paisaje es para este hombre una filosofía de vida. «De esta manera es mi responsabilidad decidir a qué hora me levanto, a dónde voy y en qué». De Comillas le gusta que la gente «se preocupa por ayudarme y me ayuda si tengo problemas con el tractor», algo que asegura no sucede en otros lugares por los que ha viajado. Cuando terminan las preguntas dice: «me puedes preguntar más cosas si quieres». Le gusta hablar y dejarse conocer.