«Adoptar un perro guía te aporta muchas cosas»

«Adoptar un perro guía te aporta muchas cosas»

Pablo Conlledo Lavín | Ingeniero del automóvil

VICENTE CORTABITARTE

Pablo Conlledo Lavín es un joven barquereño, ingeniero del automóvil y mecánica que reside en Madrid junto a su pareja Rocío Rodríguez que han decidido responsabilizarse del periodo inicial de preparación de Grapa, un cachorro de perra labrador que está llamada a cumplir una gran función como perro guía. Este paso ha supuesto un cambio de sus vidas por la dedicación y entrega permanente que requiere, sacrificio que ven recompensado por la satisfacción de participar en una tarea solidaria tan importante y desconocida a favor de las personas invidentes.

-¿Cómo surgió la idea de adoptar un perro guía?

Partió de mi pareja, en la Universidad tenía una compañera que tenía uno adoptado, nos pareció una idea interesante, nos informamos de cómo funcionaba, de todo lo que se necesitaba y finamente nos decidimos a dar el paso.

-¿Qué requisitos hay que cumplir para poder adoptarlo?

-Lo primero tener predisposición y posibilidades para poder dedicarle todo el tiempo ya que tan solo puedes dejarle solo dos horas al día, además de residir en la Comunidad de Madrid que es donde está la sede. Tener disponibilidad para ir en horarios de mañana a las revisiones que debe de seguir a lo largo de todo el año y disponer de una vivienda normal.

-¿Cuentan con ayuda para poder gestionar toda esa dedicación?

-Yo trabajo entre semana viajando por lo que mi compañera habló con su empresa, les planteó la necesidad que tendría de poder llevar a la perra a la oficina y la dieron todas las facilidades, no la pusieron ningún problema. Ahora forma parte de nuestra vida las 24 horas del día.

-¿Durante el tiempo de adopción que entrenamiento o educación la tenéis que dar?

-Nuestra función básica es integrarla en la sociedad para ello la acostumbramos a ir en transporte público, ir a restaurantes, al cine a todo tipo de eventos, desde un partido de fútbol al Bernabeu a conciertos. Hacemos que siempre ande por nuestro lado izquierdo evitar que hagan sus necesidades en cualquier momento. Las cosas más básicas, el entrenamiento duro y más técnico es el que le proporciona después de nuestra adopción la ONCE durante un periodo de unos 7 meses.

«Ahora Grapa forma parte de nuestras vidas las veinticuatro horas del día»

-¿Os habéis encontrado con problemas en esa tarea de socializar a la perra?

-En Madrid no, casi todo el mundo está acostumbrado, la perra va perfecta identificada con un chaleco, tan solo una vez el conductor del autobús se negaba a llevarla, finalmente cedió cuando se lo explicamos y le mostramos la documentación que tenemos. Generalmente la gente está abierta a aceptarlo. En San Vicente por ejemplo los socorristas de la playa ya la conocen, al igual que en los restaurantes o cuando vamos a la lonja del puerto.

-Tras el año de adopción llegará el momento de entregarla a la ONCE. ¿Será duro desprenderse de ella?

-Es un bien mayor. Claro que será muy duro porque se la coge mucho cariño, pero eso es algo que tenemos claro y asumido desde el primer momento. Tenemos claro que nuestra labor es intentar ayudar para facilitar las cosas a la gente que tiene discapacidad.

-¿Tras esta primer adopción repetirían la experiencia?

-Tras el poco tiempo que llevamos estamos muy contentos, lo valoraremos al final, pero creo que sí. Casi todo el mundo que conocemos repite, es algo que les engancha.

-¿Tras la entrega se rompe totalmente el contacto con el perro o se puede mantener algún vínculo?

-Eso depende del invidente al que se le entrega. Algunos son reacios, otros sin embargo siguen teniendo contacto e incluso se los dejan de nuevo cuando se van de vacaciones, de todo eso se encarga de gestionarlo la ONCE, lo hace bastante bien.

-¿Recomendarías a tus amigos el adoptar estos perros?

-Lo primero que diría es que hay que tenerlo siempre muy claro, que el participar de esta experiencia requiere un sacrificio muy grande y que no todo es tan sencillo como parece, pero después de tener en cuenta todo esto por supuesto que es algo muy recomendable, especialmente para gente joven, con energía y ganas de ayudar, es algo que te aporta muchas cosas positivas como el prepararte para lo que pueda venir en el futuro, por la responsabilidad que asumes. Grapa nos ayuda para seguir avanzado.