Cabezón vuelve al quirófano de las obras

El centro de la localidad se beneficiará de varias obras de mejora. :: javier rosendo/
El centro de la localidad se beneficiará de varias obras de mejora. :: javier rosendo

El Ayuntamiento presenta tres proyectos distintos para ejecutar en base al Plan de Obras de la Consejería y renovar uno de sus barrios

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEA

Cabezón de la Sal mejoró de forma notable sus barrios hace tres años, cuando se sujetó al Plan de Obras de la Consejería de Obras Públicas del entonces Gobierno Regional del PP, gracias al que muchos ayuntamientos de la región vieron cómo cambiaba, casi siempre a mejor, la fisonomía de sus calles. La historia vuelve a empezar este año, con los tres proyectos que se van a llevar a cabo en Cabezón en base a un plan similar, esta vez con la coalición del PRC, el PSOE e Izquierda Unida gobernando en la localidad y Miguel Ángel Revilla en el Gobierno Regional. Las mejoras afectarán en esta ocasión, sobremanera, a la urbanización de La Cabroja, donde ya se ha intervenido en alguna ocasión, pero que continúa necesitando una remodelación. También se mejorarán varios viales en el pueblo de Cabrojo y se arreglarán las calles que transcurren entre La Pesa y la Cabroja. Las tres actuaciones le costarán al Ayuntamiento un total de 450.000 euros y las tres han sido presentadas ya a la Consejería de Obras Públicas para que dé su aprobación.

Aunque lo que quizá más preocupa a los vecinos es quién va a pagar estas obras. «El Gobierno Regional le concede una cantidad máxima a cada municipio, dependiendo del número de habitantes y la superficie», especificó el alcalde, Víctor Manuel Reinoso (PRC). En este sentido, a Cabezón, con 8.345 habitantes y una superficie de 3.356 hectáreas, le correspondería un importe máximo de subvención de 375.000 euros. El Gobierno abonará el 70% del total de la obra, siempre que no sobrepase esta cantidad, y el Ayuntamiento el 30% restante. En caso de que el Consistorio solicite más del límite que le corresponde, como es el caso, el Ayuntamiento cargará con los costes adicionales. También es el gobierno local quien adelanta el montante total, que le será devuelto en diferentes anualidades hasta el año 2020. Hasta aquí todo claro, aunque en la anterior operación hubo quien cuestionó la capacidad del Gobierno para devolver lo que primero han de poner los ayuntamientos.

En cuanto a los trabajos, la primera zona donde se actuará será en La Cabroja, uno de los barrios más antiguos de la localidad. «Se realizará todo el saneamiento de la urbanización, ya que suele dar problemas por lo viejas que están las tuberías», concretó el regidor. Para ello, se va a renovar toda la red y se «separarán las aguas pluviales de las residuales». También se van a reorganizar las zonas verdes de los interiores del barrio, situadas entre los dos bloques de pisos. «Vamos a diseñar un jardín central que sustituya a los pequeños jardines que ya existen, de manera que no haya interrupciones entre uno y otro y no sea necesario caminar haciendo zig-zag para salvarlos». En total, detalló Reinoso, «se generarán 1.800 metros cuadrados de zonas de esparcimiento». En cuanto al sistema de iluminación, las farolas serán sustituidas por luminarias led, «con lo que se pretende mejorar la eficiencia energética». Además, se dotará de iluminación también a las calles laterales, donde actualmente no disponen de luminarias. Este proyecto concretamente, tendrá un coste de 193.543,2 euros, IVA incluido. También se construirá nuevo mobiliario urbano, como bancos y papeleras, lo que supondrá modernizar el aspecto de este barrio. El alcalde insistió en que «el sistema de saneamiento de la urbanización está muy deteriorado, con tubos de cemento antiguos, que se abren y dan problemas». El proyecto incluye además habilitar unas 17 nuevas plazas de aparcamiento, pues los vecinos se ven obligados a aparcar en los laterales, sobre la acera, ante la falta de plazas donde dejar sus vehículos. Los vecinos afectados ya han sido informados de las obras que se van a acometer en una reunión convocada por los miembros del equipo de gobierno.

El segundo proyecto que el Ayuntamiento ha incluido en el Plan de Obras consiste en «mejorar varios viales de Cabrojo y Periedo». Así, se asfaltará la calle que discurre de la gasolinera de La Retama en adelante, hacia el interior del pueblo de Cabrojo. La obra asciende a 140.000 euros sin IVA. Por último, el equipo de gobierno ha solicitado al Gobierno Regional una tercera obra, consistente en mejorar algunas calles situadas en el centro de la localidad. El proyecto lleva por título 'Pavimentación del centro urbano de Cabezón de la Sal' e incluye arreglar el firme de la calle que discurre entre el colegio del Sagrado Corazón y el barrio de La Cabroja, donde la carretera se estrecha notablemente y solo se puede circular en un sentido. Tampoco hay aceras en esta zona, por lo que los peatones caminan por el mismo vial que atraviesan los vehículos. La segunda fase de este tercer proyecto contempla actuar también en el barrio de La Pesa, donde se mejorará el firme de las calles que se encuentren en peor estado, «como detrás del bar Gades», y se construirán algunas aceras.

El siguiente paso una vez que la Consejería haya autorizado los tres proyectos, «es el más difícil, ya que consiste en encajarlos en el presupuesto municipal». Una tarea más complicada para el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal, que actúa con el presupuesto prorrogado del año 2016.

El anterior plan incluía también mejoras en estos barrios

Con el anterior Plan de Obras, que se llevó a cabo en el año 2014, con el anterior gobierno local (PP y PRC), ya se efectuaron algunas mejoras en los barrios de La Cabroja y de La Pesa. En el primero, se levantaron las aceras y se realizó el fresado de la calle en aquellas zonas donde fue necesario. Además, se construyeron aceras y bordillos hasta el puente, que se encontraba en muy mal estado. También se sustituyeron algunas luminarias por un sistema de tecnología led, se pintaron las rayas horizontales y dos pasos de cebra. Además de instalarse nueva señalización vial. Actualmente, existen dos pasos de cebra elevados, con los que se pretende que los vehículos disminuyan la velocidad a unos 20 kilómetros por hora al atravesar dicha zona. El barrio de La Cabroja es una urbanización familiar, donde residen padres y madres con niños y donde hay un parque infantil y una pista para practicar diferentes deportes, por lo que es habitual el tránsito de niños y niñas, que cruzan solos la carretera. También hace tres años se actuó en el barrio de La Brañona, además de renovarse por completo la Avenida de Cantabria, que fue la que experimentó un cambio más radical. La mayoría opina que a mejor.

 

Fotos

Vídeos