Los campamentos infantiles evacuados en Rionansa vuelven a la normalidad

Niños y monitores aprovechan el tiempo en el polideportivo de Puentenansa cantando unas canciones. /
Niños y monitores aprovechan el tiempo en el polideportivo de Puentenansa cantando unas canciones.

Cuatro de los grupos de niños que tuvieron que ser auxiliados regresan a sus campamentos, uno retorna a su ciudad y otro más completará su estancia en Cantabria en el polideportivo de Puentenansa

Sara Torre
SARA TORRESantander

«Un grupo se va a Madrid, otro permanecerá en el polideportivo y los otros vuelven a las zonas de acampada». Así resumía ayer el alcalde de Rionansa, Pedro González, la situación de los diferentes campamentos, un total de seis -uno se refugió en Panes- con más de trescientos niños, que fueron evacuados el viernes de las campas del término municipal por el estado en que quedaron tras las incesantes lluvias y trasladados al polideportivo municipal, ubicado en Puentenansa, donde pasaron la noche. Mirando al cielo, el regidor daba ayer por buena la predicción meteorológica para hoy, pero adelantaba que para la semana que viene vuelven a dar agua. «A ver cómo es ese agua. Esperemos que no vuelva otra tromba y tengamos que volver con el lío».

Uno de los grupos de chavales se quedará en el polideportivo el resto de días que tenía previstos permanecer en Cantabria, hasta el día 31. Es el de Amaranto, de Valladolid, con 77 niños. «Nuestra campa es inviable, así que hemos hablado con el alcalde y nos han enseñado varios sitios para poder quedarnos, pero al final nos quedamos aquí», explicaba ayer el monitor Diego Lozano, que comentaba que habían pasado una buena primera noche en la instalación. «Nos hemos organizado los cinco grupos que estábamos aquí, distribuyéndonos, con el apoyo de Cruz Roja, que nos ha dejado sacos de dormir, porque los nuestros estaban empapados, y utensilios para las duchas, que nos han venido al pelo», comentaba el monitor, que añadía que todos los grupos se organizaron por la noche para hacer un toque de queda y dormirse a las doce.

«Esperamos que no vuelva otra tromba de agua y tengamos que volver a evacuar» Pedro González | Alcalde de Rionansa

Algunos padres habían llegado ayer a Puentenansa para visitar a sus hijos en los diferentes campamentos y se encontraron con el percal, pero asumieron que no había ningún riesgo. Gema vino de Madrid y estaba aquí cuando empezó la evacuación. «No me asusté porque vi que todos los niños estaban bien», comenta, aunque reconoce que sus planes se trastocaron: «Vinimos por la mañana, temprano, porque íbamos a tener un viernes tranquilo, íbamos a ir a la playa, pero vimos el panorama y decidimos acudir rápidamente al pueblo».

«Nuestra campa es inviable, así que nos quedaremos aquí el resto de los días» Diego Lozano | Monitor

Entre el trasiego de niños y monitores recogiendo sus enseres del polideportivo, el jefe y el subjefe de Protección Civil de la zona, César Alonso y Sergio Varela, respectivamente, hacían ayer el cómputo de los niños que permanecían en el término municipal y se aseguraban de que estuvieran en buenas condiciones. «Además de los grupos evacuados, hubo uno que por sus propios medios se fue al polideportivo de Panes, pero también volverá a la campa que tenía en Rionansa», explicaba Alonso, entre otros detalles.

Los que permanezcan en el polideportivo seguirán contando con las dotaciones de Cruz Roja y además tendrán duchas y todo lo necesario para poder cocinar. Desde el Ayuntamiento y Protección Civil seguirán muy pendientes de la situación durante los próximos días.

 

Fotos

Vídeos