Cerrada al baño la playa de El Sable por una contaminación de origen fecal

Cerrada al baño la playa de El Sable por una contaminación de origen fecal

Las molestias y picores en algunos bañistas y la presencia de espumas y algas en al agua dio la voz de alarma

DM .
DM .Santander

En lo que parece convertirse en una negativa imagen repetida este verano en Cantabria, otra playa ha sido cerrada debido a las condiciones del agua. Se trata del arenal de El Sable, de Tina Menor, donde la Dirección General de Salud Pública ha decretado el cierre de la playa tras un análisis en el que se ha detectado una contaminación de origen fecal cuyo origen se desconoce por el momento, que dados sus niveles no la hacen no apta para el baño.

Fue el propio Ayuntamiento el que alertó de molestias y picores en la piel de algunos bañistas y los técnicos de Salud Pública constataron la presencia de espumas y algas en el agua, así como restos de madera en la arena. El análisis de los parámetros microbiológicos que habitualmente se controlan dentro del Programa de vigilancia sanitaria de las zonas de baño han arrojado valores alterados en dos bacterias (escherichia coli y enterococos) que indican esa contaminación de origen fecal, según informa el Gobierno.

Una vez recibido el informe de análisis, el Ayuntamiento de Val de San Vicente ha procedido a la restricción cautelar y provisional del baño en la zona, a la espera de los resultados del contranálisis que Salud Pública efectuará el próximo 9 de septiembre.

Como parte de su labor habitual de control de la calidad de las aguas de baño de toda la región, Salud Pública está realizando un seguimiento minucioso del caso para ver si la contaminación responde a un problema puntual o tiene continuidad en el tiempo.

Por su parte, la Dirección General de Obras Hidráulicas y Puertos ha llevado a cabo varias inspecciones visuales y toma de muestras en la zona, posteriormente analizadas por el Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) para determinar la posible fuente de contaminación.

Tanto el Gobierno de Cantabria como el Ayuntamiento de Val de San Vicente, trabajan «coordinados» en todas las actuaciones que se están llevando a cabo para determinar el origen y las causas de la contaminación, que aún se desconocen, y tomar las medidas oportunas para restablecer las condiciones adecuadas del agua baño en la zona.

Casos previos

A mediados de agosto, las playas de San Juan de la Canal y la Virgen del Mar fueron cerradas al baño tras producirse reacciones alérgicas de los bañistas que se encontraban en la zona. En total, medio centenar de personas que sufrieron síntomas comunes; picores y sarpullidos, que activaron los protocolos establecidos para este tipo de situaciones.

En verano de 2017 ocurrió una situación similar en Suances. Entonces la playa estuvo cerrada durante tres días por la presencia de bacterias 'Escerichia Coli' y la 'Enterococo' con origen en el sistema de saneamiento del municipio.