El Cristo del Amparo salió a la mar

En los momentos iniciales de la procesión apareció el agua y se tuvo que tapar al Cristo. /Javier Rosendo
En los momentos iniciales de la procesión apareció el agua y se tuvo que tapar al Cristo. / Javier Rosendo

Los comillanos encaran hoy la recta final del festejo con la procesión terrestre del patrón hasta la iglesia parroquial, a partir de las 12.00 horas | El mal tiempo hizo su aparición en las fiestas de Comillas y restó algo de público al inicio de la procesión

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

La lluvia hizo su aparición ayer, de forma leve, al inicio de la procesión marítima del Cristo del Amparo en Comillas. Un hecho que -sumado al mundial de fútbol- restó este año algo de público al acto religioso que culminó con el embarque del patrón en el pesquero Verónica del Mar, para lanzar la bendición a los pescadores y rendir un homenaje póstumo a los compañeros que se tragó la tempestad o la enfermedad.

Tras la explosión del cohete en el pregón

Como manda la tradición el Cristo del Amparo volverá hoy lunes en procesión, a las 12.00 horas, desde el Muelle en el que ha estado custodiado los últimos tres días hasta la Iglesia Parroquial, donde se celebra el día grande del patrón, pero también se encara la recta final de las fiestas de Comillas en las que «ha habido más gente que nunca», valoró ayer satisfecho el concejal de festejos de la villa de los Arzobispos, Pedro Velarde.

Javier Rosendo

Este año el patrón tuvo que salir en procesión tapado con un plástico para protegerlo y hubo un pequeño percance por un desmayo, pero eso no restó colorido a la tradición que rodea todo un ritual de cánticos, bailes de picayos y fervor por la protección divina de los hombres de la mar. «Si es cierto que la lluvia al principio hizo que viniera menos gente, pero al final de la procesión, en el embarque, llegaron muchas más personas», valoró el edil.

La noche del sábado Comillas colgó el cartel de completo en todos los eventos

Por contra, las noche previa de este festejo, Comillas presumió de no tener un hueco libre. «Tanto la campa de Sobrellano como el Corro de Campíos estaban llenos, más que nunca y nos ha sorprendido», incidió Velarde.

La avalancha de visitantes a las fiestas del Cristo en Comillas siempre exige un operativo especial de vigilancia y limpieza, y a pesar de que el Ayuntamiento compró más contenedores no fueron suficientes y el Consistorio tuvo que hacer reforzar la plantilla para dejarlo todo limpio. «Hubo tanta gente que tuvimos que hacer un esfuerzo grande para limpiar, los contenedores estaban llenos», explicó.

Javier Rosendo

Unas treinta personas del Ayuntamiento colaboran en estas tareas y hacen «horas extras» para que los demás se diviertan. Además la gran afluencia de personas a la villa la noche del sábado obligó incluso a reforzar de madrugada el número de efectivos de la Guardia Civil, que acudieron a garantizar la seguridad en colaboración con los agentes de la Policía Local. En este sentido, el edil explicó que, excepto algún incidente sin importancia, la noche había sido tranquila.

Hoy Comillas entona su particular Pobre de mí en su día grande de las fiestas. A partir de las 12.00 el Cristo del Amparo será devuelto en procesión a la Iglesia Parroquial con el tradicional baile de picayos y pandereteras en la Plaza de la Constitución. Por la noche, a partir de las 22.00 horas el Corro de Campíos volverá a vibrar con las orquestas. «Es un día más familiar, donde los vecinos comen en sus casas y se reúnen» resumió Velarde.

 

Fotos

Vídeos