El Día de San Cristóbal en Comillas

A San Cristóbal se le consideraba desde antiguo como el patrón de los viajeros y de los transportistas

Celebración de San Cristóbal en Comillas en el año 1964. /Colección Javier Rosendo
Celebración de San Cristóbal en Comillas en el año 1964. / Colección Javier Rosendo
Juan Ramón de la Vega Benjumea .
JUAN RAMÓN DE LA VEGA BENJUMEA .Comillas

Fantástica imagen de un tradicional evento que tenía lugar en Comillas desde muy antiguo y que ha ido perdiendo vigencia en los últimos años debido, por un lado, al abandono de las pequeñas tradiciones religiosas y por otro a la generalización del uso del automóvil que ha pasado, de ser un elemento de extraordinaria importancia en la vida de las personas, a ser un elemento de normal uso común sin mayores virtudes.

Independientemente de que la Iglesia Parroquial de Comillas este bajo la advocación de San Cristóbal, este santo se le consideraba desde antiguo como el patrón de los viajeros y de los transportistas.

Un poco de historia. Muy antiguas tradiciones le asignaban a San Cristóbal, cananeo de origen y de gran tamaño y fortaleza física, el haber ayudado a las comunidades Cristianas primitivas perseguidas, en la labor de cruzar los ríos que encontraban en su huida de las persecuciones decretadas por los emperadores Romanos. Esto lo hacía cargando a hombros a estas personas en su huida.

Cuenta la tradición que en una ocasión paso sobre sus hombros a un niño pequeño que pesaba enormemente, preguntando quien era, éste le dijo antes de desaparecer que había cargado con el creador del mundo. Cristóbal significa «portador de Cristo».

La iglesia parroquialde Comillas esta bajo la advocaciónde este santo

La festividad de San Cristóbal, en la época de la fotografía que contemplamos, se celebraba el 10 de Julio. Posteriormente en las modificaciones al Martirologio Romano después del Concilio Vaticano II, se trasladó esta fecha al día 25 del mismo mes, con carácter local.

Volviendo a la imagen, vemos una parada de vehículos de todo tipo, turismos, camionetas y algún furgón, aderezados con flores, generalmente hortensias por ser la flor mas común en esas fechas. Este parque automovilístico constituía la mayoría de los vehículos que habitualmente se movían por Comillas. A partir de esas fechas y con la llegada de las familias que ya entonces veraneaban allí, se incrementaba considerablemente el número de automóviles en la Villa de los Arzobispos.

Vemos la figura de D. José Antonio Zúñiga y sus monaguillos procediendo a impartir la bendición y el agua bendita a los coches allí estacionados. D. José Antonio Zúñiga Bueno nació en Ruiloba en 1933 y estudio su carrera eclesiástica en la Universidad Pontificia. Fue destinado en 1964 como coadjutor a la Parroquia de Comillas para apoyo del Párroco titular D. Lorenzo Iriondo Lambert de edad muy avanzada y muy anclado en la visión de la Iglesia preconciliar.

La llegada de este sacerdote joven junto a la implantación de las nuevas normas canónicas en la utilización de las lenguas vernáculas y las modificaciones en la liturgia dictadas por el Concilio motivaron la aparición de ciertas fricciones entre D. Lorenzo Iriondo y D. José Antonio Zúñiga.

El Obispado de Santander decidió el traslado de D. José Antonio como cura párroco de la Parroquia de Ruiloba y la jubilación definitiva de D. Lorenzo Iriondo, encargando provisionalmente el ejercicio de párroco en Comillas al Arcipreste del Valle de Mena, que ejerció este cargo hasta el año 1967.

Podemos observar algunos detalles que llaman la atención como las farolas situadas en la zona central del corro y sus altavoces que amenizaban las tardes veraniegas con música que se emitía mediante un tocadiscos y sus correspondientes altavoces mencionados. Previo pago de una pequeña cantidad en la pequeña taquilla del antiguo cine de verano, Covadonga, taquilla abandonada que aún existe hoy, se podía dedicar a familiares, novias o amistades, las últimas composiciones musicales mas de moda, cosa muy arraigada en aquellos años donde los adelantos tecnológicos no daban para más.

También vemos un puesto de expedición de helados de la Heladería El Artico, propiedad de una muy apreciada familia de origen pasiega, de gran tradición en Comillas y que aún hoy las siguientes generaciones siguen deleitándonos a niños y mayores con sus magníficos productos y su amabilidad y buen servicio, tanto en el corro como en las playas.

 

Fotos

Vídeos