La Dirección de Sonrionansa cumple los plazos del calendario de pagos acordado con la plantilla

La Dirección de Sonrionansa cumple los plazos del calendario de pagos acordado con la plantilla

Los trabajadores desbloquean la situación de conflicto arrastrada durante los último meses y que les llevó a plantear el concurso de acreedores de la factoría

DM .
DM .Santander

Las aguas en Sonrionansa, la piscifactoría de Val de San Vicente, parecen volver a su cauce. Tras varias semanas en conflicto, causado por el impago de varias nóminas a los 67 trabajadores y trabajadoras, la Dirección de la empresa ha reaccionado y, según señalan desde Comisiones Obreras, está cumpliendo con el calendario de pagos acordado con la representación sindical.

De este modo, Sonrionansa ha cumplido con el segundo plazo fijado en el calendario de pagos acordado el pasado 14 de mayo y la sensación de tranquilidad ha invadido a la piscifactoría a la espera de que venza el último plazo de abono de deuda, que está fijado para el próximo 30 de junio.

Plantilla y dirección ven cómo se va encauzando un conflicto enfrascados en el día a día de una actividad que se encuentra en estos momentos a pleno rendimiento, con más de 10 millones de peces de gran calidad preparados para su salida.

«Para los y las trabajadores es un respiro que se esté cumpliendo con lo acordado. La plantilla ha demostrado con creces su responsabilidad y ahora, mucho más tranquilos, siguen atendiendo a los peces en un momento de vorágine laboral, donde queda demostrado que trabajo no falta en esta piscifactoría», ha señalado Santiago Pelayo, secretario de Negociación Colectiva y Empleo de la Federación de Industria de CCOO en Cantabria.

La piscifactoría de Tinamenor, actualmente Sonrionansa, entró en liquidación en 2016 y fue adquirida por Naturix. Con la nueva concesión que fue otorgada por la Administración regional sobre unos terrenos y lámina de agua de 40 hectáreas, las instalaciones de la piscifactoría ocupan cerca de 14.000 metros cuadrados. Desde enero de 2017 el Gobierno ha concedido, en diferentes líneas de ayudas y en libre concurrencia competitiva, en torno a unos 800.000 euros.

Hace apenas tres semanas la situación era bien distinta. La plantilla de la piscifactoría Sonrionansa de Pesués había tomado la decisión de iniciar los trámites para instar el concurso de acreedores de la empresa ante el incumplimiento del primer plazo del pago de los atrasos.