Ecologistas y vecinos denuncian la tala de árboles autóctonos en el monte de Terán

Vista del eucaliptal que ocupaba varias hectáreas en el monte de Las Hoyas./Javier Rosendo
Vista del eucaliptal que ocupaba varias hectáreas en el monte de Las Hoyas. / Javier Rosendo

Varios colectivos de la zona aseguran que se han cortado para limpiar las pistas y poder acceder a un eucaliptal que se está aprovechando

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEACabezón de la Sal

La Junta Vecinal de Terán, la Asociación Cultural La Castañera, Ecologistas en Acción y vecinos de Cabuérniga han puesto en conocimiento de la Dirección General de Medio Ambiente la tala de alrededor de cincuenta robles de gran porte que se ha llevado a cabo en el monte de Las Hoyas y en la canal de Valfría, en el pueblo de Terán (Cabuérniga). El representante de los ecologistas en la zona, Fernando Moreno, explicó ayer que la tala de estas especies autóctonas «ha sido dirigida por funcionarios del Servicio de Montes» y se ha realizado «como consecuencia a su vez de la tala de un eucaliptal que se está llevando a cabo en el mismo monte». «Con la disculpa de limpiar las pistas para acceder al eucaliptal, no dudan en cortar todos los árboles que encuentran a su paso, aunque se trate, como en este caso, de robles y castaños», denunció ayer Moreno.

Como consecuencia, «además del impacto ambiental, visual y paisajístico que ocasiona en las laderas este tipo de talas para la extracción de pinos, se aumenta la erosión del terreno, lo que provoca escorrentías y el deslizamiento del material sedimentario», que perjudica a los vecinos, dada la proximidad de estos montes al casco urbano de Terán.

Cuando llueve mucho, señaló el ecologista, «el agua baja por los terrenos 'descarnados' arrastrando piedras de gran tamaño, que separan el monte de la carretera y del propio pueblo, lo que genera una alarma social». Moreno insistió ayer en que estas talas «argayan el terreno y lo dejan desprotegido, sin ninguna sujeción». Con respecto a las especies autóctonas que se han talado, «no sabemos a dónde han ido a parar, pero es una prueba más de que no respetan nada», señaló.

Por su parte, los agentes del medio natural de la zona explicaron ayer que en ningún caso desde el Servicio de Montes se han marcado más de cuarenta árboles autóctonos. «El agente forestal encargado ha marcado alrededor de una docena de árboles a pie de pista que se destinan a leña para los vecinos», dijeron. Se trata de especies que se encuentran en pie, de unos 30 centímetros de diámetro, que son incómodas o nocivas para el mantenimiento de la pista. La medida entra dentro «de una gestión forestal básica», insistieron. Sin embargo, que se marcasen árboles a pie de pista generó ciertos conflictos entre los vecinos de la zona, acostumbrados a aprovechar las leñas muertas, «por lo que decidimos volver a lo tradicional y aprovechar la leña seca». Desde entonces, el agente encargado de la zona ha de consensuar con la Junta Vecinal el marcaje de los árboles a pie de pista.

 

Fotos

Vídeos