Llega la alubia más multitudinaria

Los vecinos de Casar preparan la alubia con meses de antelación./Javier Rosendo
Los vecinos de Casar preparan la alubia con meses de antelación. / Javier Rosendo

Casar de Periedo celebra este sábado, día 18, la Feria de la Alubia y la Hortaliza, con vino y carne de tudanca como novedades

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEACabezón de la Sal

Casar de Periedo, en Cabezón de la Sal, celebrará en menos de dos semanas la multitudinaria Feria de la Alubia y la Hortaliza, que este año alcanza su décimo cuarta edición con la inclusión de un día más de actividades, y es que aunque la feria en cuestión se celebrará el domingo, día 18 de noviembre, los actos en torno a la alubia comenzarán el viernes, día 16. «Queremos apostar por la promoción de los productos de primera calidad», explicó el alcalde pedáneo, José Luis González Conchas. Por eso el viernes habrá un acto para poner en valor el auténtico aceite de oliva virgen extra dirigido a profesionales de la restauración. La cita tendrá lugar en el Palacio Jesús de Monasterio a las 19.00 horas y contará con la presencia del alcalde del Ayuntamiento de Porcuna, en Jaén, Miguel Moreno, que acudirá acompañado del presidente de la Cooperativa Agraria San Isidro, Francisco José Toribio; del responsable de ventas Olior, Daniel Carrasco, y del presidente de la Cooperativa Virgen de Alharilla, Eugenio Casado. «En el encuentro se hablará sobre cómo diferenciar un aceite de otro y de las cualidades del auténtico aceite de oliva». Se contará además con la colaboración de diferentes bodegueros de Cantabria, «ya que queremos dar a conocer también el vino de la región», matizó Conchas.

El sábado, día 17, tendrá lugar de nuevo el Concurso de Olla Ferroviaria, en el que podrán participar un máximo de setenta personas. «Se celebrará en una carpa de 800 metros cuadrados» para que en caso de lluvia no haya problemas. El encendido de las ollas tendrá lugar a las 9.00 horas de la mañana y el único requisito para participar es cocinar en una olla alubia roja de Casar de Periedo (la organización facilitará un kilo de estas alubias por olla). Las inscripciones deberán realizarse antes del día 15 de noviembre. La cata y entrega de premios se efectuará a las 13.00 horas.

La novedad este año vendrá no tanto de la mano de la alubia sino de la carne de vaca tudanca. Así, a partir de las 14.00 horas, los asistentes podrán paladear diferentes vinos de Cantabria y degustar hasta catorce tipos diferentes de hamburguesas de vaca tudanca, además de costillares asados a la espalda, al estilo criollo uruguayo. Todo esto gracias a la Ganadería Anievas. El encargado de asar la carne será el cocinero experto en cocina criolla, Wilson Espel. Y quien quiera podrá ir comprando ya alubias de Casar, pues el sábado por la mañana también se instalarán los puestos de la pedanía. Y por la tarde, en vez de máster class, «esta vez hemos optado por una sesión titulada '¿Hablamos y cocinamos con alubias rojas de Casar de Periedo?'», presentado por Andrés Alonso, secretario de la Academia de la Gastronomía de Cantabria. El evento dará comienzo a las 17.00 horas y consistirá en realizar una cata de maridaje de alubias rojas, blancas, virginuca y canela, y de vinos de Cantabria. Se contará con la presencia del académico de gastronomía en Cantabria, Gabriel Argumosa y del presidente de la Asociación de Sumilleres de la región, Alfonso Fraile, así como con la participación de dos Bodegas (Miradorio de Ruiloba y Picos de Cabariezo). Además, varios chefs de Cantabria cocinarán un plato de alubia roja. A las 19.00 horas, hablará sobre las propiedades de este alimento el experto en la cata de aceites de oliva, Pablo González. Cerrará la jornada Cándido Salmón García de los Salmones, director general de La Ermita Cantabria. La jornada del sábado finalizará con música tradicional a cargo de Álvaro Fernández y Vicente Díaz.

Después de estos 'aperitivos', el domingo tendrá lugar la gran feria, con casi doscientos puestos de alimentación y artesanía, en los que uno puede comprar desde alubias, hortalizas, harina de maiz, orujo, miel, frutos secos, dulces, pan, quesos, embutidos... hasta artesanía de madera, de cuero, de barro, de piedra, de lana o de vidrio. Las principales calles de la pedanía se convierten en un atractivo mercado con todo tipo de productos típico además de los años cuarenta, ya que los vecinos y comerciantes se visten con la indumentaria de hace varias décadas. Pero hay mucho más aparte de puestos en esta Fiesta de Interés Turístico Regional a la que año acuden miles de personas. Sí, miles. Hay una recreación de la escuela de los años cuarenta, hay animales como burros y gallinas, una exposición de aperos de labranza, una representación de una cocina antigua, de una reunión de vecinas tejiendo, reparto gratuito de café, sopa de ajo auténtica, demostración de elaboración de mermeladas y de sidra, exhibición de Seat 600 y la oportunidad de disfrutar de un plato de boronos y tortos con cada consumición. Y este año, como novedad, «un concurso infantil de desgranar alubias», concluye Conchas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos