Merón aumenta sus aparcamientos y con ellos el número de bañistas

Numerosos vehículos estacionan en el aparcamiento de la playa de Merón. /V. C.
Numerosos vehículos estacionan en el aparcamiento de la playa de Merón. / V. C.

Las fincas particulares resuelven el principal problema para los usuarios

VICENTE CORTABITARTESan Vicente de la Barquera

El mes de agosto más soleado de los últimos años que acabamos de disfrutar en Cantabria ha tenido su repercusión en el notable incremento del número de bañistas que han acudido a las playas. Este aumento que se ha podido apreciar en todos los arenales de la región se ha hecho más palpable aún en la playa de Merón, sin lugar a dudas el arenal más concurrido del occidente de Cantabria. Su extensión cercana a los 4 kilómetros, el estado natural de la mayor parte de ella, la calidad de sus aguas y los servicios que ofrece la convierten en el lugar elegido para disfrutar del baño no solo por los vecinos y turistas de San Vicente, sino por muchos de los que se encuentran en los municipios de la comarca y sobre todo del interior de la región y de Castilla y León.

Pero a sus atractivos naturales y servicios el factor fundamental que ha favorecido el espectacular aumento de usuarios que viene registrando en estos últimos años ha sido el gran número de plazas de aparcamiento que ofrece a lo largo de todo su recorrido.

En los días soleados de agosto y muy especialmente en los fines de semana encontrar un lugar donde aparcar en muchas de las playas se convierte en toda una aventura. Sin embargo en la playa de Merón este problema se ha resuelto en estos últimos años al haberse autorizado utilizar como aparcamientos rotatorios temporales durante los meses del verano las fincas situadas junto a la playa, permisos que concede los responsables del Parque Natural de Oyambre a los propietarios que lo solicitan previamente.

El gran aparcamiento público que gestiona el Ayuntamiento de San Vicente de la Barquera en el acceso principal de la playa de Merón, con capacidad para algo más de 1.000 vehículos, desde hace mucho tiempo se viene quedando pequeño, al margen de que muchos usuarios prefieren ir a otros puntos del arenal, como la zona central o el otro extremo.

Es habitual en bastantes días del verano ver cómo cuando este aparcamiento se llena, la Policía Local de San Vicente se ve obligada a cortar la circulación y desviar los vehículos por la carretera autonómica CA-236. Ahora a lo largo de toda esta vía, desde el Pájaro Amarillo hasta Merón se pueden localizar numerosos espacios habilitados como aparcamiento, con capacidad para varios miles de vehículos como se ha podido comprobar en este último verano.

En la mayor parte de ellos sus propietarios cobran 3,5 euros a los coches y 10 euros a las furgonetas, lo que les permite sacar un rendimiento extra a dichas fincas que en cierta medida sirve para resarcir a sus dueños de las limitaciones y pérdidas de valor de sus terrenos tras la declaración de la zona como Parque Natural de Oyambre por la que nunca vieron reconocidas compensaciones, a la vez que ha logrado solucionar uno de los principales problemas que se sufren en las playas. En este último verano han sido cerca de quince los propietarios de terrenos beneficiados por esta medida.

Sin embargo este incremento de usuarios en las playas también están provocando otros problemas añadidos no contemplados hasta ahora, como es que los servicios con losq ue contaba la playa de Merón se han quedado pequeños para cubrir las nuevas necesidades, especialmente en el número de baños, duchas y lavapiés y de al dotación del servicio de salvamento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos