Una mujer lleva por primera vez la imagen de la Virgen de la Barquera

Sara Miguel porta sobre sus hombros, junto al resto de picayos, a la patrona/J. García
Sara Miguel porta sobre sus hombros, junto al resto de picayos, a la patrona / J. García

La joven barquereña Sara Miguel llevó a la patrona barquereña en las procesiones de 'Las Antorchas' y en la del Santo Encuentro

V. COTABITARTE

Los sonidos de La Folía comenzaron a escucharse en la jornada de ayer por las calles de San Vicente de la Barquera a través de los cánticos y los toques de panderetas de sus picayos que tras participar en la eucaristía del Domingo de Resurrección animaron los diferentes rincones de la villa anunciando el gran día, que este año se celebrará el domingo 5 de mayo.

Precisamente ayer domingo finalizaron los actos religiosos de la intensa Semana Santa que se vive en San Vicente, con la procesión del Santo Encuentro que se celebró a las 8.30 de la mañana y que cuenta con dos puntos de salida: por un lado la que parte desde la capilla de las religiosas de Cristo Rey, con la imagen de la Virgen de la Barquera que fue llevada en la noche anterior en la procesión de 'La Antorchas', y por otro desde la iglesia de Santa María de los Ángeles, con la imagen del Cristo Resucitado.

Ambas se encontraron a mitad de camino, a la altura del Palacio de los Corro. Tras la reverencia de la Virgen ante su hijo, los dos fueron llevados hasta la iglesia parroquial, en donde la imagen de la Virgen de la Barquera permanecerá dos semanas hasta el día de La Folía, jornada en la que será llevada en la popular procesión marítimo-terrestre a su santuario de La Barquera.

Tanto en la procesión de 'Las Antorchas' del sábado como en la del Santo Encuentro de ayer, la joven barquereña Sara Miguel portó en alguno de los momentos sobre sus hombros la imagen de la Virgen de la Barquera, actividad que hasta el momento tan solo estaba reservado a los hombres y que ha cambiado tras haberlo solicitado a la Cofradía de la Virgen de la Barquera que lo aprobó la pasada semana, para poder llevarla en la procesión de La Folía del próximo 5 de mayo.

Este ha sido un cambio que en principio ha pillado a muchos por sorpresa pues supone modificar una tradición centenaria que finalmente ha sido acogida favorablemente por la mayor parte de los vecinos y de todas las personas implicadas en esta popular fiesta barquereña.